miércoles, 31 de octubre de 2012

Las endorfinas o "planeta parto"




Las endorfinas son pequeñas proteínas (péptidos) que se segregan en la hipófisis o glándula pituitaria, una pequeña glándula que está ubicada en la base del cerebro. Es un neurotransmisor (substancia química) liberado por una neurona en la sinapsi (el impulso nervioso o 'comunicación' entre neuronas).  


Cuando realizamos un gran esfuerzo (como en un parto o en el deporte), la hipófisis es estimulada y produce endorfinas en el organismo, que actuarán sobre los receptores que causan el alivio del dolor (la analgesia) y producirán un efecto sedante similar al que generan los opiáceos o la morfina. Esto explica que el dolor pueda resultar a veces placentero.
Hay estudios que demuestran que las endorfinas son capaces de disminuir la sensación de ansiedad, de inhibir las fibras nerviosas que transmiten el dolor  y que además aportan sensación de calma y serenidad.



Es importante saber que la producción tanto de endorfinas como de oxitocina endógena (hormona segregada naturalmente, imprescindible para que se desencadene el parto y avance) son fácilmente inhibidas por la hormona del estrés, la adrenalina. Lo que quiere decir que una mamá que está nerviosa, produce adrenalina y esta adrenalina no deja que su cuerpo segregue endorfinas (analgésico) ni oxitocina endógena (contracciones). O, dicho de otro modo, la adrenalina es un antígeno de la oxitocina, (mamá nerviosa = mamá sin parto).

Por ese motivo, a muchas mujeres se "les para" el parto al llegar al hospital, si se sienten invadidas/maltratadas/faltas de intimidad o, simplemente, están hechas un manojo de nervios... Si el parto se "estanca", "se para" o "no avanza", se lo intentan "arreglar" con oxitocina sintética, que nos puede hacer más mal que bien.
"Es importante conocer que el dolor del parto está muy mediatizado por múltiples elementos. Por ejemplo, una postura horizontal obligada puede hacer que un dolor de contracciones se haga muy intenso cuando ese mismo parto transcurriendo en postura libre podría ser llevadero. Otro ejemplo, un estado mental de prisa, miedo o ansiedad, puede hacer que las contracciones del parto sean vividas como insoportables, mientras que un estado mental de calma, confianza y serenidad, puede hacer que el mismo parto se viva con satisfacción. Cuando un parto es inducido o estimulado con oxitocina intravenosa, las contracciones son más dolorosas que cuando un parto esta guiado por la oxitocina y resto de hormonas propias de la mujer de parto."
Dr. Emilio Santos Leal, Ginecólogo.
Para que nuestro organismo segrege endorfinas y podamos obtener sus beneficios, es necesario que se someta al cuerpo a un gran esfuerzo físico (aunque también se segregan en menor medida en otras ocasiones, como por ejemplo con una comida satisfactoria), y en el caso de los partos, a dejar que se desarrolle sin analgesia artificial o epidural, que además favorece las cesáreas.
Está demostrado que en los casos en los que no se interfiere en el proceso, el nivel de endorfinas aumenta notablemente, y ése es el momento que las mamás que hemos parido sin anestesia llamamos "estar en el planeta parto", donde nos transportamos a un estado de semi consciencia y dejamos que actúe nuestro cerebro más primitivo, el hipotálamo o cerebro reptiliano, que es el que nos permite "dejarnos llevar" en el momento del parto y actuar instintivamente, cuando desconectamos de nuestro cerebro "desarrollado" (el que nos permite pensar o hablar, el neocortex). Sólo estas primitivas estructuras del cerebro y las que rodean al hipotálamo (aquéllas que compartimos hasta con los mamíferos más primitivos) están activas durante la relación, el nacimiento y la lactancia.
"Este aparentemente simple hecho de liberación de endorfinas durante el proceso del nacimiento nos dice que en los 90 no podemos ya separar el estudio del dolor del estudio del placer, dado que el sistema que nos protege del dolor es el mismo que nos produce el placer. Durante el parto y nacimiento, el bebé libera sus propias endorfinas, de lo que se deduce que, en la hora siguiente al nacimiento, tenemos a una madre y a un bebé impregnados de opiáceos. Es entonces cuando se establece esa relación de apego o vínculo, ya que los opiáceos crean un estado de dependencia. De igual manera, cuando los individuos de una pareja sexual se encuentran uno junto al otro e impregnados de opiáceos, se crea otro tipo de dependencia muy similar a la relación de apego entre una madre y su bebé.
Teniendo en cuenta que la lactancia es necesaria para la supervivencia de los mamíferos, no sorprende advertir que existe un sistema interno de recompensa que anima a la madre a dar el pecho. Cuando una madre amamanta, en veinte minutos alcanza el nivel máximo de endorfinas; así, al bebé le ha recompensado la crianza desde que la leche humana contiene endorfinas. Éste es el motivo por el que algunos bebés se muestran como “elevados” después de mamar. "
Michel Odent, Revista Obstare nº 7. Desde Holístika
Aquí os dejo con un maravilloso vídeo de parto en casa. Una muestra estupenda de una mujer conectada con su hipotálamo y "endorfínica" perdida:
"Parto en casa, una belleza de conexión con la intuición"

  

Así pues, no estamos "solas" frente al dolor del parto, ¡como veis tenemos endorfinas para afrontarlo! Además, son también las responsables de que disfrutemos de las cosas que nos dan satisfacción y ésto, a su vez, hace que generemos más endorfinas.


Quizá también te interese:



 
Nota: Éste no es un blog médico, sino informativo. Contrasta siempre toda la información y consulta a varios especialistas. Si te llevas este artículo, por favor, enlázame.

2 comentarios:

Susana Alarcon dijo...

Hola Mireia. Primero felicitarte por este maravilloso y útil blog. No sé dónde podía hacerte esta consulta, pero si pudieses ayudarme sería fantástico.
Estoy interesada en mudarme a Reino Unido, y quisiera hacer allí la formación de Doula, pero no tengo ninguna referencia sobre la calidad de la formación de las escuelas que la imparten.
Me pregunto si puedes orientar de alguna manera.
Una abrazo.
Susana

Mireia dijo...

Hola, Susana, gracias por tu comentario.
En el Reino Unido, si no me equivoco, la formación de doula es mucho mas reglada que aquí. Quiero decir, que las doulas están mejor consideradas que en España y además trabajan bajo una titulación válida de cara a sanidad. Envíame un correo a porunpartorespetado@hotmail.com y te pongo en contacto con alguien de allí.
Saludos!

Publicar un comentario en la entrada

¡Gracias por tu comentario!
Recuerda que éste es un blog informativo, no un blog médico. Si realizas una consulta, has de tener en cuenta que recibirás opiniones, no diagnósticos.
No se publicarán comentarios ofensivos.