viernes, 25 de julio de 2014

Duelo gestacional y perinatal: el dolor silencioso

Artículo cedido por Meritxell Sánchez, psicóloga perinatal y terapeuta EMDR.
(¡Gracias, Meritxell!)

Cuando hablamos de duelo gestacional y perinatal nos referimos a la pérdida de un bebé durante el período de gestación y el parto. Una pérdida perinatal es aquella que sucede en el período alrededor del parto. A efecto legal se contempla como muerte perinatal la que ocurre cuando el bebé ha pasado de la semana 24.
Tendemos a asociar un embarazo con la llegada de un futuro bebé, un nacimiento con vida, ¿qué ocurre cuando da lugar a la muerte de un bebé? Según el Ministerio de Sanidad, en 2009 ocurrieron, sin saber muy bien las causas, un total de 10.265 abortos, un hecho que parece que no tiene importancia, excepto para los padres que proyectaron una vida junto a ese bebé.
Cuando una pareja decide que ha llegado el momento de ser padres y empieza a buscar un bebé, se proyecta en el futuro, empiezan a gestar a nivel mental y emocional su futuro hijo. Esto implica expectativas, ilusiones y proyectos de futuro. La madre se siente madre desde que se sabe embarazada, siente que ese nuevo ser anida en su interior, a pesar de que sea muy temprano. Los futuros padres, ilusionados y felices, observan asombrados cómo un ser tan pequeño puede llegar a ocupar un espacio mental y emocional tan grande en sus vidas.
El duelo es un proceso natural que ocurre tras una pérdida, pero el duelo gestacional y perinatal tiene unas características específicas que difieren de otros tipos de pérdida. Se trata de duelos desautorizados, ignorados, silenciados, minimizados. Con ello nos referimos a que en muchas ocasiones, los duelos gestacionales y perinatales no son públicamente reconocidos ni socialmente expresados. “La pareja se siente desautorizada para hablarlo porque no ha habido nacimiento, bautizo o entierro; el niño no tiene nombre, no quedan fotos ni recuerdos, nada que pudiera avalar su existencia. Sin embargo, el niño/a es su hijo/a desde la concepción, en la imaginación, en las expectativas y esperanzas de los padres y de la familia” (Alba Payàs).
En algunos casos se tiende a medicalizar en exceso la reacción de duelo mediante psicofármacos que a veces pueden impedir o entorpecer el desarrollo normal del duelo. “La muerte de un recién nacido es una situación que se ha afrontado hasta ahora negándole importancia, con bastante indiferencia. Los hospitales han tendido a minimizar el impacto que estas muertes tienen sobre los padres porque piensan que al no haber conocido al hijo, es como si no tuvieran derecho a realizar un duelo por el bebé muerto” (Alba Payàs).
El problema que tiene una madre que pierde un bebé de pocas semanas de gestación no es sólo que la sociedad no los considere a ella como madre y al bebé como hijo, sino que ella misma tenga dificultades para imaginarse como un bebé al ser que habitaba en su interior. Para una madre que pierde su bebé en la última etapa de la gestación, puede ser terrible que no le permitan verlo, despedirse de él como de cualquier ser querido. Si tiene la posibilidad de verlo y de poder despedirse de él, tendrá un buen inicio del duelo, y ello facilitará su elaboración. Pero a una madre que pierde su embarazo en las primeras semanas de gestación, no se le permite imaginar a su hijo con forma humana.
¿Cómo llevará a cabo su puerperio una mujer sin su bebé? Si el puerperio como etapa en el ciclo psicosexual y emocional de la mujer está en general desvalorizado, si no hay bebé, ni siquiera se tiene en cuenta. Es habitual que las mujeres que han sufrido pérdidas gestacionales y perinatales no puedan acercarse ni mirar a otros bebés.
El puerperio es una época especial en la vida de una madre, tanto si tiene a su bebé en brazos como si no. Si una mujer recibió tras su parto un bebé sano, puede parecer hasta desequilibrada a los ojos de quien no entiende cómo se vive este período. ¿Qué parecerá la que, además de la necesidad de abrazar a su bebé, con los pechos llenos y los brazos vacíos, tiene que elaborar el duelo por su pérdida?
La atención a la muerte perinatal y neonatal siempre ha sido un tema que se ha ignorado y minimizado dentro de los espacios de la maternidad. En España existen ejemplos de maternidades nuevas, construidas e inauguradas hace pocos años, donde se sigue ignorando esa necesidad. En hospitales más avanzados ya se habla de “circuitos de duelo” dentro de la planta de maternidad, es decir, no mezclar padres que han tenido un bebé sano con padres que acaban de perder a su bebé y asignar un espacio concreto para el duelo.

Se sabe, hay algo que el lenguaje no puede nombrar. Quien pierde un padre es huérfano y quien ya no tiene a su pareja es viuda o viudo. Pero no existe palabra para referirse a los padres a los que se les muere un hijo. Y quienes sufren la muerte de un bebé o se transforman en padres de un nacido muerto no sólo deben atravesar esa experiencia, también deben enfrentar la escasez de recuerdos producto de la poca vida de ese hijo que no fue.
No intentes consolarme con palabras mortales o con delicias espirituales.
Nada más importa. La amarga estación de hielo que enfrento no puede sanar
Con curitas o con un beso
Así que por favor no trates de quitar mi dolor. Es todo lo que queda.
Es la única emoción que puedo sentir.
Y no preguntes acerca de mi condición. No puedo contestar con palabras vacías.
Mi bebé ha muerto.
Pero como el mundo continúa en completo olvido, por favor detente un momento
No me impulses a abandonar su memoria. Ofrece tu bondad
Habla a mi alma con palabras suaves. Imparte condolencia con ojos compasivos
Porque su vida merece mi dolor y tu recuerdo.
Mi bebé ha muerto, pero no en vanidad sin sentido.
Permítele a ella llevarte más cerca de aquellos a quien amas.
Descubre a través de su existencia lo verdaderamente frágil de la vida.
Comparte conmigo su recuerdo. Su nombre es Cheyenne.
“Dear Cheyenne”, 1996, Joanne Cacciatore

Lee AQUÍ el original


Quizá también te interese:
¿Para qué sirve ir al psicólogo?
Cuidarse no es un lujo
La psicología perinatal aborda los cambios emocionales de la maternidad

 


 
Nota: Éste no es un blog médico, sino informativo. Contrasta siempre toda la información y consulta a varios especialistas. Puedes desactivar el sonido del blog al final de la columna derecha.

Licencia de Creative Commons
"Por Un Parto Respetado" de Mireia está bajo una licencia de Creative Commons Reconocimiento-NoComercial-SinObraDerivada 3.0 Unported.

viernes, 18 de julio de 2014

"Kraamvergorgesters", el sueño de una mujer puérpera


Imagen: Leandro Lamas
Tras ese nombre tan difícil de pronunciar, y de la mano del libro "Nacimiento en casa", de Sheila Kitzinger, he conocido una maravillosa figura profesional del ámbito de la maternidad, que debería venir de serie con todos los bebés recién nacidos: el soporte para la madre. No tiene siquiera traducción, porque tal figura no existe en nuestro país, ni en nuestro idioma, siendo lo más parecido el papel de la doula y aun así, quedan ambas figuras a años luz una de la otra.
Las "Kraamvergorgesters" son profesionales exclusivamente holandesas que existen desde 1904, "auxiliares" de las matronas, (aunque también tienen algo muy parecido en Alemania), que han recibido una formación de 15 meses sobre higiene, cuidados para la madre y el recién nacido, cocina, organización de la casa y cuidado de niños más grandes. Son las "auxiliares" porque tienen un papel tan importante, que las matronas pueden dedicarse a los aspectos más puramente sanitarios de las mujeres y dejar gran parte del peso del puerperio en manos de esta figura femenina. Y es que cubren en su totalidad las necesidades no sanitarias ni afectivas (al menos no directamente) de la madre, porque cuidan a la madre recién parida y al resto de la familia desde las 7 de la mañana hasta que vuelve el padre del trabajo, por la tarde. Arreglan la casa, se hacen cargo de los otros hijos, ayudan a la madre con las dificultades de la lactancia y antes de irse, dejan la cena hecha. Esta figura goza de gran reputación y su sueldo queda cubierto en gran parte por el sistema sanitario, que cubre en su totalidad los honorarios de la matrona y gran parte del sueldo de las "Kraamvergorgesters". Y es que, el rol del equipo que trabaja a domicilio es "proteger a la mujer en buen estado sobre su embarazo y su parto y asegurarle una vigilancia cuidadosa y un soporte psicológico", segun el Dr. Kloosterman, profesor de obstetricia en la Universidad de Amsterdam.
¿Nos podemos imaginar cuántas depresiones posparto evitarían las "Kraamvergorgesters" si todas las mujeres puérperas dispusieran de una? Hemos de tener en cuenta que hablamos de partos domiciliarios, que se entienden respetuosos, donde la matrona realiza todas las funciones de atención y apoyo y contención sanitario-psicológica que la mujer necesita durante toda la etapa embarazo-parto-puerperio, no de partos 'industrializados' en grandes hospitales donde no hay un alma caritativa que se apiade de la mujer que está de parto, como sucede en muchos hospitales. Son figuras diferentes que en teoría basan su labor en un punto común: satisfacer las necesidades de la madre.

No es la primera vez que hablo de las necesidades que tiene la mujer puérpera y de la importancia de "regalar puerperio" a las recientes madres. Inicialmente, al asombrarme con la figura de esta especie de 'doula royal de luxe' holandesa, he pensado que quizá en cierto modo, las doulas que conocemos actualmente derivan de las "Kraamvergorgesters", pero tras leer el origen de la palabra doula, se descarta tal opción. Y me pregunto por qué motivo no se forma y profesionaliza de verdad, a nivel mundial, esta maravillosa profesión. Porque hoy por hoy, lo que mas se parece, la doula, es apenas una 'tirita' para cubrir las necesidades reales de la mujer recién parida, que puede ser una gran experiencia o un apoyo parcial en un determinado aspecto, siempre y cuando la madre tenga una persona de referencia que cubra la mayoría de sus necesidades, que podría estar complementada por la función auxiliar de la doula. Pero la doula como único apoyo para la madre, sobre todo si ya hay otros hijos y no existe un soporte conyugal completo y/o familiar/amistoso, es insuficiente. Sin embargo, la "Kraamvergorgester" es el sueño de una mujer puérpera, sobre todo si no se tienen cerca familiares o amigos capaces de cumplir tan necesaria función.

No es mi intención desprestigiar la función de la doula, ni mucho menos. Siempre la he defendido en ámbitos generales, excluyendo la famosa y minoritaria pero existente "intrusión profesional" en las que son las funciones de la matrona, formada específicamente durante 6 años para ejercer tal profesión.
Un ejemplo, (para dejar constancia de que no hablo por hablar) de este intrusismo es llamarse a sí misma comadrona, cuando comadrona es la persona formada universitariamente para asistir partos de forma legal:
"Doula viene del griego, y es el término que se utilizaba para designar a la esclava que atendía a las mujeres en los partos. En Grecia es un término peyorativo, por lo que allí prefieren llamarse asistentes de parto. Aquí tenemos los términos “comadrona” y “comadre”, que a mí personalmente me gustan porque apuntan en directo a lo que sucede entre la doula y la mujer embarazada."
O realizar preparaciones al parto, algo que en teoría también debería estar realizado por una matrona.

Y sin entrar tampoco en la profesión de doula difuminada por terapias alternativas que pueden ser o no del agrado de la madre, pero que para nada debieran ser el eje de la doula profesional, al menos llamándose así.
Uno de los problemas con los que se encuentra esta profesión es que al carecer de una formación reglada, hay 'formaciones' para todos los colores, algunas de apenas unas semanas, y muchas con carencias severas como la formación en lactancia materna. Pero son las mismas doulas quienes se están moviendo para regularizar esta situación y así deshacerse de los clichés negativos que otras compañeras han cargado al sector.
Lo que ocurre, como respuesta a las varias personas que me han preguntado o a doulas que de repente han reaparecido en mi vida y me preguntan cómo es que no voy a tener doula en mi parto, es que en MI situación personal (la de muchas mujeres), valorando lo que una doula me puede ofrecer y lo que me cuesta contratarla, no me vale la pena pagar sus servicios.
Como muchas mujeres, no tengo una madre/hermana/cuñada/amiga en la que apoyarme y vivo en una ciudad sin familia ni amistades relacionadas con el ámbito de la maternidad y el parto tal y como yo lo entiendo. En mi caso, repito, la figura de la doula no es suficiente para cumplir con mis necesidades como mujer puérpera y encuentro desproporcionado el precio que debería pagar por sus servicios cuando no me solucionaría ninguna 'papeleta': tendría que contratar a una canguro para que cuidase a mis otros hijos... porque con una visita de dos horas al día no es suficiente ni para ellos, ni para la madre. También tendría que contratar una mujer que me limpiase, porque con 'recoger por encima' no se friega el suelo, la cocina, ni los baños, con más razón si hay otros niños, y pagarle un plus por dejar una comida hecha si tu pareja trabaja prácticamente todo el día, como también ocurre muy habitualmente. Mucha gente dirá que 'para qué está el marido', pero si éste pasa el día fuera, la madre va a agradecer más poderse dar una ducha y que la escuchen cuando el marido llegue a casa, que seguir sola porque el padre tiene que hacer todas las tareas domésticas del día cuando llega de trabajar. Algo que por otro lado, tampoco creo que sea justo para el padre. (Al menos no en el caso de mi marido, que no es un machomen del cromañón al que haya que irle detrás. Yo lo querría a mi lado el poquito rato que le quedaría después de la jornada).
Así pues, si con una canguro y una mujer de la limpieza cubrimos la totalidad de las necesidades de la familia, ¿para qué queremos la doula? Entonces diremos que para el parto... Bueno, en este caso difiero, hablando siempre de un parto en casa. Considero que la función y obligación de la matrona es satisfacer todas las necesidades de la mujer que está de parto, y que el padre es la persona auxiliar ideal que da un masaje en las lumbares o trae un zumo si la matrona está ocupada.
Claro que hay casos y casos, yo os hablo del mío personal.

Diferente será la mujer que vaya a parir en un hospital y encima le toque una matrosaurio de la SS llevándole el embarazo, que no ofrece más opciones que 'preparación para el matadero'. Una mujer que no cuenta con el apoyo de su pareja para escoger sus propias opciones de parto y necesita de una persona en la que confiar que defenderá los que son sus intereses llegado el día 'P'. Diferente también la que cuente con familia que se lleve a los pequeños al parque pero presionen efusivamente a dar un biberón, si la doula contratada está formada en lactancia materna y puede suplir la carencia que deja la matrosauria que no apoya a esa mujer y la anima a confiar en su instinto, su pecho y su capacidad de maternar. Cada situación es diferente, y por ese motivo, apoyo la función de la doula, porque puede ser de gran ayuda para determinados casos, pero de escasa utilidad para otros, como el mío.

Tengo la tremenda suerte de contar con un marido que me apoya y comparte mi filosofía, que además tiene la tremenda suerte de poder cogerse vacaciones justo cuando yo de a luz para llevar el peso de la casa y los niños mientras yo me dedico a criar a nuestro bebé recién nacido y también de poder contratar una matrona en la que confío plenamente, que además trabaja en pareja, para que asista mi parto en casa. A pesar de ello, voy a contratar a una persona 'de soporte' para que se encargue de mis hijos y yo pueda estar concentrada 'a lo mío' sin preocuparme porque ellos lo pasen mal o sufran por mí el día del parto. Recurro a una doula excepcional, pero más que por sus (amplios) conocimientos en el ámbito específico del parto, por su enorme capacidad y formación infantil, que la hacen capaz e ideal para transmitír seguridad y confianza  a mis otros hijos y de entretenerlos sin armar más escándalo que ellos mismos. Para que cada cual pueda estar a lo suyo (el papá de apoyo, la matrona como asistente del parto, los niños atendidos si necesitan atención, la mamá pariendo y el bebé naciendo) y todos podamos disfrutar de la experiencia como se merece.

Quizá también te interese:
Doulas España

¿Cómo es el apoyo que ofrece una doula?
¡Regala puerperio!
Veinte Recomendaciones Básicas para Sobrellevar el Postparto  

 
Nota: Éste no es un blog médico, sino informativo. Contrasta siempre toda la información y consulta a varios especialistas. Puedes desactivar el sonido del blog al final de la columna derecha.

Licencia de Creative Commons
"Por Un Parto Respetado" de Mireia está bajo una licencia de Creative Commons Reconocimiento-NoComercial-SinObraDerivada 3.0 Unported.

viernes, 11 de julio de 2014

Entonox como analgesia en el parto




INTRODUCCIÓN
El Entonox o también llamado gas y aire (gas & air) es usado en Reino Unido como analgesia durante el parto de forma regular. Es el gas que se usaba tradicionalmente en el dentista, tambien llamado "gas de la risa", pero en baja dosis al estar mezclado con oxígeno. Toda mujer de parto tiene acceso a esta analgesia, tanto en sala de partos como en parto en casa. Para comprender este artículo se debe tener en cuenta que en UK las comadronas son las que asisten a las mujeres de parto, y que siempre se intenta que el parto sea natural, sin intervencionismos, y se ofrece a la mujer que para en la posición de su agrado. También hay que tener en cuenta que en UK no se practican episiotomías en general y la mayoría de mujeres paren con periné intacto.

OBJETIVOS
El primer objetivo de este artículo es dar a conocer el Entonox a un país donde no se usa y no se conoce (España), desde la práctica cotidiana de otro país en el que se utiliza de forma regular desde hace años (Reino Unido). El segundo objetivo es plantear y proponer el uso de Entonox en España.

QUÉ ES EL ENTONOX
El Entonox es un gas inhalable que contiene 50% Oxígeno y 50% Óxido Nitroso. La mezcla es estable a temperatura normal, pero se separa a -7 grados centígrados.
Su efecto al inhalarlo neutraliza las transmisiones nerviosas cerebrales, entre ellas las del dolor. El óxido nitroso actúa limitando la sinapsis y transmisión neuronal en el Sistema Nervioso Central. La persona al tomarlo siente un mareo y relajación agradables que puede dar lugar a la risa cuando no hay dolor.
En la pared de las habitaciones de partos, hay una toma de aire, otra de oxígeno, otra de vacío y otra de Entonox. (foto)
En las salas de partos grandes el Entonox circula por las tuberías instaladas para ese uso. Pero las comadronas comunitarias deben almacenar los cilindros del gas por su cuenta, manteniéndolos en posicion horizontal, ya que el óxido nitroso es más pesado que el oxígeno y podría administrarse una mezcla desproporcionada. Si han estado expuestos al frío, se deben llevar a una habitación cálida y agitar un mínimo de tres veces para que los gases se mezclen de nuevo.
Las conexiones de los cilindros y tomas de Entonox son distintas a las de aire y oxígeno, y no se les puede adaptar una mascarilla normal. Tan sólo el aparato adecuado para succionar el gas. Eso evita el riesgo de confusión. Está conectado a un tubo negro de plástico largo y de unos 2 cm de diámetro, con una válvula que impide el retorno, y a ese tubo se le conecta un filtro con pipeta de usar y tirar para evitar contaminación o una mascarilla sin sujección.(foto)
 
CÓMO SE USA
La mujer debe sostener el tubo con su mano, que lleva una pipeta con filtro para que se la ponga en la boca. El gas sólo sale si se succiona. Si la madre succiona demasiado (constantemente y con profundas succiones) y se siente soñolienta, no es capaz de seguir sosteniendo el tubo con su mano y deja de succionar. Luego se recupera, y lo vuelve a tomar. Asi se evita caer en un estado más estuporoso, aunque no hay riesgo de depresión central ni de sobredosis. El Entonox se elimina inmediatamente, sin dejar rastro a los 2 minutos en el cuerpo, y al parecer no afecta al bebé, sólo a nivel cerebral de la madre, pues no da tiempo de pasar la barrera placentaria. Se considera que no tiene ningún riesgo para el bebé.(foto)
Como el efecto del gas se empieza a notar a los 20 segundos de empezar a tomarlo, pero el pico de analgesia lograda llega a los 40 - 50 segundos, lo más importante es el momento en el que se empieza a usar. Cuando la madre nota que le va a llegar una contracción debe
empezar a succionar. En el pico de la contracción también llegará el pico de la analgesia. La mayoría de mujeres que hacen un uso correcto están satisfechas durante la mayor parte del proceso, aunque eso no impide que algunas en un momento dado soliciten otro tipo de analgesia complementaria.
Sin embargo algunas mujeres hacen un uso incorrecto comenzando a succionar cuando ya sienten el dolor, con lo cual sienten absolutamente todo el dolor del pico de la contracción y al acabar la contracción estan mareadas porque el pico de analgesia empieza a actuar. Esto suele suceder por una explicación insuficiente por parte de algún profesional, cosa que tiene solución si nos damos cuenta a tiempo, o por la barrera del lenguaje en inmigrantes que no comprenden, y a veces ni siquiera intentan entender el lenguaje de signos por razones culturales.

VENTAJAS
- Es muy fácil de usar.
- Reduce el dolor del pico de la contracción considerablemente.
- No hay riesgo de sobredosis y se elimina rápidamente.
- No perjudica al bebé.
- La contracción uterina no resulta afectada.
- Gracias a esto muchas mujeres no sienten la necesidad de pedir más analgesia, y sienten que tienen el control de su dolor y mobilidad durante el parto, experimentando una experiencia natural y viva.
- Su uso no les impide empujar, o estar en cualquier posición. Usando Entonox en una sala de partos la mujer puede parir o dilatar en las siguientes posiciones: acostada, semirecostada, sentada en el taburete, a cuatro patas, de pie, en cuclillas, e incluso en la piscina o bañera de partos (que suele haber en salas de parto de Reino Unido). Incluso una mujer que se encuentra en expulsivo en el lavabo, puede tener aceso al Entonox si decide terminar de parir allí mismo, trayendo rápidamente un cilindro portátil. (foto).
- En el parto en casa se puede usar exactamente del mismo modo, usando el cilindro portátil en cualquier lugar de la casa donde la mujer desee parir.
- A diferencia de otras analgesias, ésta no impide a la mujer fabricar sus propias endorfinas que le ayudarán a medida que el parto avance. Algunas mujeres tiran el tubo de entonox en el expulsivo y no lo vuelven a usar, concentradas en el parto y asumiendo total control de la situación.
- Tras el parto, algunas mujeres pueden necesitar sutura a causa de algún desgarro (aquí no se hacen episiotomías) y el uso del gas tambien ayudará a reducir las molestias del proceso (aunque se pone anestesia local, por supuesto). Algunas también lo usan para los entuertos del inmediato postparto.
- A veces una manera de hacer que los maridos confundidos de sientan útiles, es asignarles la función de devolverle a la mujer el tubo de Entonox cada vez que esta lo lanza o lo deja caer.
- La mayoría de mujeres de parto lo usan, y alrededor del 85% se manifiestan satisfechas.
- No necesita prescripción médica, la comadrona puede administrarlo por su cuenta.
- Bajo coste económico.

DESVENTAJAS
-El Entonox es un analgésico suave. No puede neutralizar del todo el dolor, y puede resultar insuficiente para algunas mujeres con dolores más intensos.
-El uso continuado puede provocar náuseas. Muchas veces sobretodo al principio de su uso, debido a una succión descontrolada; después la mujer puede continuar usándolo, pero en algunos casos las náuseas persisten y no se puede seguir usando.
-Provoca sequedad de boca, necesitando continuamente tomar sorbitos de agua.

CONTRAINDICACIONES
Sólo está contraindicado en madres epilépticas o con otros problemas que afecten al Sistema Nervioso Central.

RESULTADOS COMPARATIVOS
Las mujeres que han tenido un parto normal en sala de partos, tras haber usado Entonox, TENS, Aromaterapia (etc) o ninguna analgesia, se recuperan muy rápido. Tras expulsar la placenta y comprobar el periné, la mujer se va andando a la ducha, y a las seis horas puede irse a casa, aunque también pueden quedarse un día más según el caso.
Las mujeres que han usado otras analgesias como diamorfina y petidina intramuscular, suelen recuperarse rápido también aunque algunas caen dormidas y prefieren esperar unas horas para empezar a andar.
Las mujeres que han recibido anestesia epidural (no es de uso habitual en Reino Unido para el parto) deben mantener varias horas un catéter urinario, permanecer en cama, y necesitan cuidados y atención para cubrir sus necesidades básicas; permanecen unos 3 días en la planta si no hay complicaciones.

CONCLUSIONES
El Entonox es una forma de analgesia de elección para el parto que reduce considerablemente la necesidad de otras formas de analgesia que resultan más costosas y que comportan riesgo para el bebé y la madre. No tiene contraindicaciones, y es la más accesible y rápida, además de controlable por la usuaria.
Las madres manifiestan satisfacción con este método en un 85%, obteniendo el resultado de un parto natural y normal en la mayoría de los casos.
El uso de Entonox como alternativa a la administración de analgesia por vía parenteral reduce considerablemente los costes de las salas de partos y ahorra en camas en las unidades postparto.

PROPUESTAS
-Por qué en España no se usa el Entonox? Existe una razón o simplemente se desconoce totalmente por parte de los profesionales?
-Realmente al gobierno Español le sale más a cuenta administrar peridurales a las mujeres de bajo riesgo (con el gasto de equipo, material y personal, con los tres días mínimos de cama de puerperio que conlleva y el riesgo por técnica invasiva, además de las complicaciones como cesárea, distocia, sufrimiento fetal y todas las consecuencias, etc), que colocar un acceso de Entonox en las unidades de partos?
-Cómo podría ofrecerse Entonox a las mujeres de parto que desearan beneficiarse de su uso en España? Conocen las futuras madres esta opción?
-Debería llevarse a cabo un estudio obteniendo cilindros de Entonox y ofreciendo esta analgesia en algun centro sanitario. Los resultados del estudio podrían llevar al planteamiento de la implantación del uso de Entonox en España, con todas las ventajas que esto conlleva. Aunque por supuesto, implicaría un cambio en el concepto de atención al parto, ya que debería entonces ser la comadrona la que atendiera, y evitar el intervencionismo médico. Los médicos son amigos de grandes episiotomías e instrumentos, y el Entonox no cubriría el dolor causado por tamaña mutilación del periné femenino.

Por Mireia Marcos, Comadrona
Desde: www.comadronasradicales.com



Quizá también te interese:

 
Nota: Éste no es un blog médico, sino informativo. Contrasta siempre toda la información y consulta a varios especialistas. Puedes desactivar el sonido del blog al final de la columna derecha.

Licencia de Creative Commons
"Por Un Parto Respetado" de Mireia está bajo una licencia de Creative Commons Reconocimiento-NoComercial-SinObraDerivada 3.0 Unported.

viernes, 4 de julio de 2014

♥ Diario de mi tercer embarazo ♥ (3er trimestre)

TERCER TRIMESTRE (27-40 semanas)

28 semanas
Bueno,  pues acababa el segundo trimestre muy mal, pero algunas cosas, por suerte, se recolocan... El tema del parto en casa, fuente de mi angustia las últimas semanas, está solucionado y será posible. Le dije a V, entre lágrimas y tras varias semanas 'desaparecida' y sin cogerle el teléfono a nadie, que no me daba tiempo de volver a reunir el dinero y me dice que me deja pagarle la mitad antes y el resto después, como vaya pudiendo. Lo agradezco en el alma, aunque me fastidie que sea la única solución.
Aun así, siento que falta tanto, tanto, por hacer en este país... y no quiero ni pensar en quien no tenga posibilidad alguna de conseguir un buen parto y por un tema miserablemente económico deba conformarse con cómo quieran atenderla allí donde le toque sin más opción. Es una injusticia, más aun siendo como es que un parto normal y natural supondría muchísimo menos gasto a la sanidad pública que los partos medicalizados y por supuesto que todas las cesáreas innecesarias que se realizan... Sigo sintiéndome profundamente decepcionada con este tema.
Voy acabando de preparar la canastilla para mi bebé y para el parto en casa.
→Puedes ver "EMBARAZO: Semanas 28 a 37", de BabyCenter

Esta semana me he hecho un esguince de segundo grado en el tobillo (me torcí el pie, me caí y me quedé a cuatro patas... aunque la barriga no recibió ni un rasguño) y la verdad es que está siendo muy difícil de lidiar con dos niños y sin tener a nadie que me eche un cable. Eso ha ayudado a que a nivel emocional no me haya recompuesto, la verdad... me siento tremendamente sola, pero ahora que de verdad necesitas que alguien te ayude un poco y ese 'alguien' no existe, se hace más evidente la soledad. Además, mi pobre costillo tiene más trabajo que nunca y apenas le veo el pelo, así que en ocasiones parezco un alma en pena por casa, y ya no se si son las hormonas o que es bastante probable que tenga una depresión preparto. Los niños, la soledad, el tema económico... parece que todo va pudiendo conmigo.

Esto del esguince tiene su razón de ser por la famosa relaxina, aquella de la que os hablaba aquí, que nos ablanda los ligamentos para que podamos abrirnos de cara al parto. Así que teniendo en cuenta que es algo bastante probable que nos suceda, no dejéis de echar un vistazo a las bondades de la arcilla verde y sus cualidades antiinflamatorias y analgésicas.


30 semanas
Esta semana he tenido visita con la matrona de la SS, ya me ha dado fecha para la última eco, dentro de un mes mas o menos. Me ha mirado albúmina, TA y peso, todo "bien", como siempre.
Sobre el peso yo opino diferente a la matrona, que ya son 25 los que mi cuerpo está aguantando... y ella no me quiere poner a régimen porque 'sólo' llevo 12 Kgs de embarazo. Y yo no puedo más, me siento un troll, impedida... y ahora, además, con pubalgia.

La pubalgia es un dolor en la sínfisis del pubis, debajo del clítoris, causado por el incremento de peso sobre esta articulación con el embarazo (incrementado en caso de que el aumento de peso sea excesivo, como en mi caso). Este dolor hace francamente difícil caminar en muchas ocasiones, darse la vuelta en la cama, levantarse, abrir las piernas, estirar de algo... puede llegar a ser muy limitante. 
Es más habitual en mujeres que ya han tenido más hijos y suele reproducirse en embarazos posteriores si no se trató correctamente. El problema suele ser que no se recupera bien la musculatura de la zona abdominal después de los embarazos y la articulación del pubis queda demasiado móvil y suelta y por lo tanto hay más roce y más inflamación.
La sínfisis púbica está formada por los dos huesos ilíacos que llegan hasta el pubis y se unen por medio de un fibrocartílago (algo deformable en el momento del parto) y mediante ligamentos por delante, detrás, encima y debajo del fibrocartílago, que van de un pubis a otro. Estos ligamentos mantienen los dos huesos juntos e impiden su separación (distensión de la sínfisis). Aprende más sobre la cintura pélvica.
Como veis, de nuevo hablamos de ligamentos, y... ¿recordamos qué ocurre con la relaxina y los ligamentos en el embarazo? Pues eso.


Como 'remedios', (que en realidad no lo son), está el primero: parir. Una vez se ha dado a luz y el útero ha dejado de ejercer tanta presión sobre esta zona, normalmente el dolor desaparece (aunque en ocasiones tarda algunas semanas tras el parto).
La natación puede ir bien, aunque también puede acentuar el dolor al salir del agua; caminar (que debería hacerse durante todo el embarazo puesto que es de los mejores ejercicios no agresivos que podemos hacer junto a la natación) puede ser doloroso pero también necesario, porque si nos hacemos al dolor y dejamos de movernos, la inmovilización que sufriremos aun será peor. Cuando tengamos que subir y bajar de algún sitio (por ejemplo, del coche), mejor girar todo el cuerpo e intentar mover las dos piernas a la vez para no mover una y luego la otra, con el consiguiente dolor. La analgesia en caso de que el dolor nos paralice demasiado será unicamente puntual, con paracetamol y lo que de verdad puede ayudarnos es acudir a un fisioterapeuta osteópata (idealmente especializado en la mujer) para que nos haga unas sesiones que ayuden a dar una mejor mobilidad de las articulaciones sacroilíacas y columna lumbar para ayudar a que el pubis no cargue tanto peso y minimizar así la distribución de presiones en la pelvis hasta el final del embarazo. Por último, hacerse con un cinturón de embarazo puede ser útil también, no para sujetar la barriga, sino para apretarnos las caderas con él.

32 semanas
Me visita por primera vez la "nueva" comadrona de la SS, la mía ya se ha cogido la baja por el embarazo. Creemos que esta visita es errónea, porque aun no me puede hacer el cultivo del estreptococo (ver en semana 35) y hace sólo dos semanas que me ví con M. Aun así, aprovecha para pedirme la última analítica, que a M se le había pasado, sólo me pidió la eco. Iba a pedir a otra comadrona que me habían recomendado, pero decido darle una oportunidad a esta, se llama B. Es joven y me parece sensata y agradable.
Le he pedido un tacto, porque tengo muchas contracciones (y no de medio minuto, como en teoría son las de Braxton Hicks, sino más bien cercanas a dos minutos) y creo que a veces expulso tapón mucoso (amarillo, sin tener síntomas de infección alguna) y el resultado ha sido positivo. Sí es tapón mucoso lo que expulso (el flujo normal del embarazo es blanco o transparente) y también estoy algo dilatada y tengo el cuello uterino un poco borrado, aunque menos de lo que creía, por suerte, y no es alarmante porque es una tercera gestación. En los anteriores embarazos había dilatado más a los 6 meses que ahora, (he tenido amenaza de parto prematuro con los dos, aunque nacieron a término) asi que (¡uuuffff!), en ese aspecto quedo un poco más tranquila.
Me pregunta si me querré hacer correas (monitores) al ir a parir en casa... de momento es algo que no he pensado. A mi no me aportan nada, la verdad, así que le preguntaré a a V si a ella le aportan alguna información valiosa de cara al parto, que lo dudo. Y también dudo (y B coincide conmigo) en que tal y como estoy llegue a las 40 semanas.

34 semanas
Análisis de sangre y ecografía del tercer trimestre. Parece que llevo un par de días sin perder tapón mucoso y que tengo menos contracciones al día... espero que sea que los esfuerzos por estar algo más tranquila están dando su fruto. Además, me ha bajado aun más la barriga y noto cómo apoya directamente encima del pubis la cabeza de mi niño. (Tú tranquilo, tesoro, que aun necesitamos dos semanas más para que maduren tus pulmoncitos)
Comienzo a tener edema en los pies y pìernas durante todo el día... ¡miedito me da cómo voy a acabar este embarazo!


Nuestro bebé pesa ya cerca de 2,300 Kg según las medidas que dice la ecografía que tiene y está todo perfecto, todos sus órganos funcionan, la placenta sigue bien colocada y el líquido amniótico está en la cantidad correcta. En realidad esta es una ecografía "prescindible", en algunos países no se hace. Pero en ella también pueden detectarse adherencias del saco amniótico a algunas extremidades del bebé, un problema (exceso o escasez) en el líquido amniótico, entre otras cosas y bajo mi punto de vista, no está de más hacérsela. Además, al parir en casa quiero poder aportar toda la información posible que no cause problemas. El problema es que dependiendo de quien te toque y lo que le guste jugar a ser Dios, se lían a cambiarte fechas de parto según tamaño o peso o esto o aquello... y lo único que hacen es agobiarte y crearte ansiedad. Que es lo que me habría pasado a mí si no fuese porque me aplico aquello de "sabe más el diablo por viejo que por diablo", cuando me miró mi historial y dijo:
"Bueno, al haber sido la niña un parto vaginal puedes intentar (ojo, PUEDES) el parto otra vez y no TIENE que ser cesárea programada. Si hubiesen sido los dos por cesárea, entonces si tendría que ser cesárea otra vez y además programada, eh?" 
(Vaya, curioso que me querían haber cascado una cesárea programada con la niña porque venía de nalgas... no llego a irme a Acuario y lo tengo claro con vosotros.) Y para rematar, por si acaso no era suficiente aquella fantochada, me suelta que:
"menos mal que el bebé no es muy grande, porque claro, si habláramos de un bebé que pueda llegar a pesar 4 Kgs no puedes tirarte tantas horas de parto con la cesárea previa y (por supuesto), entonces con un bebé grande tendría que ser otra cesárea".

A mi todo esto me parece una auténtica pena. Si, ya se que tienen tan interiorizados sus obsoletos protocolos que les salen impresos con el ADN, pero leches... consultad un poco de bibliografía, de estudios científicos, actualizaos, mirad qué hacen y dicen otros países... creo que en vuestra profesión debería ser obligatoria. En fin, que a mí no me pillan, pero bien que me pillaron con mi primer hijo y bien que seguirán pillando a un montón de mamás. Y eso no me parece ni bien ni normal, y menos a estas alturas. Muy mal, señora ginecóloga, aunque sea usted muy amable es una petarda como la copa de un pino.

35 semanas
Viene V con S a casa (las dos matronas que nos atenderán), y la otra pareja de matronas que forman equipo con ellas (por si acaso ocurriese algún imprevisto, para que las conozcamos). Anna (nuestra doula-pedagoga que se encargará de los niños), también viene a comer. Qué montón de energía femenina se destila en mi casa, es una pena que yo no esté al 100% para disfrutar de esta experiencia como merece, pero aun así disfruto del día tan especial que se organiza, algo así como nuestro "ensayo general" antes del GRAN DÍA. Comemos juntos, así las comadronas y Anna se conocen, los niños ven a todo nuestro "equipo" en casa y pueden familiarizarse con el y además, realizan algunas actividades con Anna para adquirir confianza con ella.
Acordamos que V y S entren en guardia el lunes 26/05, cuando hago las 36 semanas por mis cuentas, mi bebé ya tiene los pulmones maduros y me veo segura de parir en casa. Eso quiere decir que en una semana y media ya estarán disponibles para recibir nuestra llamada, aunque mi fecha de parto sigue siendo el 23 de junio no creo que aguantemos tanto...
En casa hemos hecho una porra a ver si alguno de nosotros acierta con la fecha en la que Anhel decide venir al mundo, a mi me viene el 7 de junio a la cabeza. Hace unas semanas, sufría muchísimo pensando que no llegábamos ni a junio, sentía el aliento helado en la nuca de un parto prematuro y estaba realmente asustada. Ahora he conseguido que se calmen las cosas, me he olvidado de todo y me he centrado en conectar con mi niño aun más, en pedirle que no tenga prisa por salir, en decirle que estoy a su disposición y en enviarle todo el amor que soy capaz de enviarle hacia ahí adentro. Parece que funciona, tengo muchas menos contracciones, he dejado de perder tapón mucoso y me siento más tranquila.

Ya está todo preparado: toda la ropita lavada y guardada desde hace semanas, la bolsa del hospital hecha, por si a pesar de todo mi bebé se adelanta, y todo lo necesario para el parto en casa también está listo. Nuestra habitación también está adaptada para la llegada de Anhel.


Visita con la comadrona de la SS: como siempre, medimos TA, la albúmina no la miramos porque no llevo el pis y me niego a subirme a la báscula una sola vez más, así que no hay peso. Me dice los resultados de la analítica: 'más o menos bien', no estoy tan cañera como en los otros trimestres pero nada alarmante.
Además, toca cultivo vaginal y anal para descarte de estreptococo (se realiza entre las semanas 35 y 37 de gestación) y me cita en una semana con la excusa de darme los resultados pero para enviarme a correas al hospital, para que me abran el expediente allí. No iba a hacerme monitores, pero es la única forma de que me abran el historial allí, creo que no está de más tomar precauciones y aunque no creo que acabemos en el hospital de ninguna manera,  prefiero dejar faena adelantada y el historial abierto para que no se pierda tiempo absurdamente de tener que acudir.
El estreptococo de grupo B (EGb)



36 semanas:
Última (en principio) visita con la matrona de la SS, que me da el resultado del cultivo sobre el Estreptococo: positivo. (Qué mal, es la primera vez que me da positivo y para parir en casa, ¡arg!) Pero he buscado información sobre el EGb y sus posibles causas/tratamientos y me he quedado más tranquila. No obstante, hasta que nazca nuestro bebé voy a eliminar la leche de mi dieta (que me crea intolerancia pero como me encanta, abuso, y eso seguro que no le ha ido bien a mi flora intestinal) y a tratar de recomponer esa flora con kefir, yoghurt y pan casero a partir de masa madre y quizás probióticos, tengo que mirarlos.
Ya tengo la derivación al hospital para las correas hecha, también. Ah, y mi edema va a más... tengo unos fabulosos "pies de elefante". También me he dado cuenta de que se me está plagando de pecas la cara (y no me gustan nada!), espero que se me vayan cuando tenga al niño y que no sean cosa de la edad, jajaja!

Aquí os dejo con la obra de arte que me han hecho mis chicos con ayuda del papi ♥


→Hemos tenido un pequeño problemilla con los piojos en casa, de la mano de los bonitos rizos de mi hija. El caso, y por eso lo menciono, es que los tratamientos pediculicidas con insecticida no pueden aplicarse en mujeres embarazadas y eso lo he leído demasiado tarde... porque aunque yo no tengo piojos, le he hecho todo el tratamiento a la niña con mis manitas, que han estado expuestas al producto. No lo pone en ningún sitio, tan solo que es para niños a partir de dos años. La marca OTC tiene un producto que es sin insecticida entre su gama. Lee aquí más info si te interesa.


37 semanas:
Asistimos en un Centro de Salud Familiar a una charla con otras parejas, unas a punto de ser papás y otras recientes papis de partos en casa, organizada por nuestras matronas V y S (que solo reciben alabanzas en todos los testimonios, o el instinto ha escogido bien y las malas experiencias no han venido!). Nos volvemos con muy agradable sabor de boca, pasamos una tarde muy amena entre tanto bebé y tanta gente maja.
Las dos me hablan de lo bajísima que tengo la barriga (¿me lo dices o me lo cuentas? ¡Si no puedo sentarme y a veces caminando me hace hasta daño la cabecita de Anhel!), así que todo sigue apuntando a que la cosa no se hará rogar demasiado (¡yo me muero de ganas ya!).
Ya tenemos los teléfonos a mano de las matronas, de Anna, del hospital y de las ambulancias en la nevera pegados, para no tenerlos que buscar. También una lista de las cosas que hay que hacer cuando me ponga de parto, para que no se nos olvide nada y tampoco haya que pensar demasiado, como preparar la cámara, cambiar las sábanas de la cama, bajar todos los trastos para el parto... Aun me quedan algunas cosas por acabar, cosillas que quiero dejar hechas antes de que nazca el bebé, que espero dejar listas esta semana.

Anímicamente estoy mejor. Veo "la luz al final del túnel", hemos pasado las temidas 36 semanas (que hace un mes estaba convencida que no pasaríamos, con el ritmo que llevaba y cómo me gritaba mi cuerpo mientras yo lo ignoraba). Ahora me encuentro más animada y se que cuando Anhel decida nacer, nacerá... que ya no seré yo la que lo eche, como se que estaba haciendo hasta que dije "hasta aquí". 

38 semanas
Voy a hacerme correas (monitores) al hospital, la única contracción que tengo es al final, cuando me quitan los sensores. La ginecóloga me explica que me pondrán antibiótico cuando me ponga de parto por el tema del estreptococo, y se queda patidifusa con mi "no, gracias" al tacto, y las posteriores explicaciones de parto en casa, de que en realidad he ido solo para tener el expediente abierto en el hospital y mis argumentos sobre los antibióticos y probióticos respecto al EGb... Al final resignada me dice: "bueno, ¿vendras a las 40 semanas para control?". "Pues no se... ya veremos!"

39 semanas
Seguimos aquí. Anhel tiene hipo varias veces esta semana...

video

Hace mucha calor, me duelen los pies y se me hinchan un montón. Parece que tengo pódromos pero nada, no arranca. El bebé presiona muchísimo el suelo pélvico, vuelvo a tener muchas contracciones largas pero indoloras y a sacar un poquito de tapón mucoso cada día. Pero sigo rellena... ¡Quiero parir, quitarme este barrigón de encima, tener a mi bebé en brazos y a mi marido en casa!

Creo que en realidad "no le dejo" salir, al pobre. Este viernes es la graduación de primaria de mi chico mayor, les hacen un homenaje y un acto bonito en la fiesta de fin de curso. Pero además el jueves tienen en el cole una cenita con sus compañer@s de sexto, entrega de orlas, pase de fotografías, palabras de los profesores... Y por si no fuese suficiente, en el fútbol han quedado campeones de todo y la Federación también les hace otro homenaje con entrega de trofeítos... el jueves también. Así que yo que ni quiero perderme la graduación de mi chico mayor por nada del mundo, ni sus merecidos homenajes varios, que tampoco quiero que tenga que decidir entre dos grandes momentos de su vida (graduación o nacimiento de su hermano, que se queda sin dudarlo con el segundo) y que yo no quiero ir recién parida ni creo que sea sitio para un bebé de menos de una semana un patio atestado de niños y polvo... Pues eso: que cuando llegue el viernes a casa y diga "¡por fin!!!", me relaje y deje que mi cuerpo fluya... quizás comience el parto. Aunque también es posible que comience vayaustedasaber cuándo, porque este bebé se ha comido con patatas absolutamente todas las 'premoniciones', 'sensaciones', 'presentimientos' y apuestas varias que se han hecho en torno a su nacimiento.


→¿Quieres leer mi relato de parto? Pues aquí tienes "Mi 2PVDC, el nacimiento en casa de Anhel"


Quizá también te interese:


     
    Nota: Éste no es un blog médico, sino informativo. Contrasta siempre toda la información y consulta a varios especialistas. Puedes desactivar el sonido del blog al final de la columna derecha.

    Licencia de Creative Commons
    "Por Un Parto Respetado" de Mireia está bajo una licencia de Creative Commons Reconocimiento-NoComercial-SinObraDerivada 3.0 Unported.