lunes, 15 de octubre de 2012

¡S.O.S.! ¡El parto no llega!



Se acerca la fecha de parto y tu estás fresca como una rosa... Ese dichoso dia marcado de forma inamobible se aproxima como un huracán sin rastro de contracciones... Comienzan a hablarnos de ingresar, de inducción, de adelantar la fecha... y nosotras nos ponemos nerviosas y ansiosas...

¿Qué hacer???

Ante todo, CALMA. El parto es un proceso fisiológico, donde está implicada una compleja cascada de mecanismos de retroalimentación que se activan o bloquean mutuamente. Es una delicada y elegante interacción de hormonas y otros elementos entre el bebé, que inicia y controla el proceso, y la madre. Es el bebé quien, cuando está preparado, desencadena un torrente de mecanismos hormonales que acaban con el inicio del parto. Si tu bebé no quiere salir, es porque aun no ha llegado su momento, porque su lugar aun está dentro de tu útero, calentito y confortable. Cuando ya no se encuentre cómodo en el, dará el paso sin ayuda de nadie en la inmensa mayoría de las ocasiones.

Ten en cuenta que el miedo es un poderoso paralizante, y que es mejor enfrentarse a él y derribarlo antes del parto. Si tienes miedo o te pones nerviosa, segregas adrenalina, la hormona de la 'emergencia', la que nos ayuda a escapar, un mecanismo de alerta. Y si segregamos adrenalina, no segregamos oxitocina endógena (la nuestra, imprescindible para que se inicie el trabajo de parto) y por tanto, tampoco nuestro 'analgésico' natural, las endorfinas. La adrenalina es un antígeno de la oxitocina, necesitamos calma, intimidad y privacidad para poder parir.
Comprueba aquí cómo ésto nos puede llevar a una innecesaria.

Adrenalina
Esta hormona no es exclusiva de la gestación. Sirve para mantenernos alerta y luchar por la supervivencia. Las consecuencias de su producción en el organismo debido al miedo o la ansiedad durante el embarazo pueden ser perjudiciales:

  • Disminuye el flujo sanguíneo al útero y por tanto, al bebé (bradicardias, sufrimiento fetal…)
  • Altera los niveles de glucosa en sangre
  • Altera los niveles de estrógenos y progesterona
  • Disminuye los niveles de oxitocina (parto estancado o contracciones poco efectivas).
Desde El Parto Es Nuestro 


El principal problema cuando se pasa de las 42 semanas de gestación es la calcificación de la placenta. La placenta se va calcificando naturalmente a lo largo del embarazo, se supone que cuando está bastante calcificada, el bebé comienza a dar señales para desencadenar el parto. Mientras la placenta sigue haciendo sus funciones de alimentar y oxigenar a tu bebe, y si los dos os encontrais bien, no hay motivo para acelerar un proceso artificialmente si naturalmente llegará. Basta con un control ecográfico para comprobar su estado una vez pasada la FPP.

Aun así, aqui te dejo una recopilación que he ido haciendo de algunos truquillos naturales dados por comadronas que, si el parto está próximo, quizá puedan ayudar:

  • Lo principal es relajarse. Recuerda que si te pones nerviosa segregas adrenalina, y la adrenalina inhibe la producción natural de la oxitocina, la hormona principal para que el parto se desencadene. Así que... ¿por qué no un fin de semana tranquilo, relajado, desestresado, en una casita rural (por ejemplo) con tu pareja? Es posible que el parto llegue al bajar la guardia.

  • Reirte. Vete a ver una película de risa, relájate, aflojate y ríete de lo lindo... olvídate por un momento de todo y suéltate, desconecta, olvidate de tu FPP (y después del cine, ideal el punto 4)

  • Camina, si puede ser por la montaña o terrenos irregulares. Caminar y bailar haciendo rotar las caderas puede ayudar a tu bebé a descender y encajarse, presionando así el cuello uterino y ayudando a su dilatación. Sino, también puede ayudar bajar escaleras de lado.

  • Practica el sexo. Si... ya se que con la barrigota es un poco dificil, pero el esperma contiene prostaglandinas, una de las hormonas que utilizan en los hospitales para inducir el parto (Prepidil, Cervidil, Propress, por ejemplo). Disfruta tantas veces como quieras (o puedas) con tu pareja y déjale acabar en tu interior... Es importante que tengas un orgasmo, porque el orgasmo provoca contracciones en el útero. Nota: en caso de rotura de aguas y debido a la posibilidad de infección, no se recomienda la penetración, ni los tactos, ni las inmersiones en agua (aunque por supuesto te puedes dar una ducha).

  • Dicen que darse un baño con Hierba Luisa caliente ayuda a iniciar el parto. Es decir hacer un par de ollas grandes de esa infusión y echarlas al agua de la bañera, estarse una media horita. (Nota: En caso de rotura de membranas no está aconsejada la inmersión).

  • Hazte infusiones de hojas de frambuesa. Se recomienda como tónico uterino y algunas comadronas lo usan para ayudar en el parto. Para hacer té, vierte una taza de agua hirviendo en un recipiente que tenga dos cucharaditas de hojas de frambuesa y déjalo reposar unos 15 minutos. Puedes tomar entre dos y tres tazas diarias.

  • Estimula tus pezones. Estimular los pezones segrega oxitocina, que es la hormona que desencadena el parto, entre otras cosas. Puede hacerse de forma manual, con paños calientes, con la succión humana o con un sacaleches, siendo ésta forma la más recomendable. Para reducir el riesgo de provocar contracciones demasiado fuertes, se comienza estimulando un solo pecho. Hay que parar la estimulación durante las contracciones. Si la estimulación de un pecho no produce contracciones, entonces hay que estimular ambos. Si la estimulación es manual, pueden ser necesarias tres sesiones de una hora cada día durante tres días consecutivos.

  • Una buena taza de chocolate. Desde bebés somos golosos! El chocolate es excitante, como la cafeína, y en ocasiones una taza de chocolate estimula a nuestro bebé hasta el punto de animarlo a salir.

  • Aceite de ricino. Es un purgante por excelencia, y parece ser que los espasmos que puede provocar en el estómago de alguna forma ayudan al útero a ponerse en funcionamiento, tiene la misma función que el enema. Cómo tomar aceite de ricino: 40 ml, sobre las 17h o así (ha de ser que el efecto empiece con la noche). Al cabo de 4 horas no te podrás levantar del wc en bastante rato. Suele ser bastante efectivo, empiezas con contracciones muy intensas, pero es un poco molesto. Yo lo dejaría como ultimo remedio antes de que te induzcan el parto. Se toma con zumo de naranja para disimular su mal gusto. Hay quien no lo aconseja porque puede crear calambres estomacales potentes que se unan a las contracciones (ver).

  • Acupuntura: Hay pequeños estudios que han probado la efectividad de la acupuntura para inducir el parto.

  • Estimulación con TENS (estimulación nerviosa eléctrica transcutánea), es una técnica no invasiva e indolora.

  • Masajéate la barriga con movimientos circulares (masaje, no caricias). Habla con tú bebé, anímale a salir, visualiza tu cuerpo, tu útero, anímale a que se abra.

RECUERDA: Inducir el parto cuando la madre no está lista para ello termina a menudo en cesárea. Un parto provocado es mucho más duro para el bebé que un parto natural por una sencilla razón: se necesitan contracciones más fuertes y duraderas para hacer que el parto comience y siga su curso que cuando el parto es espontáneo.

Nota: En cursiva textos extraidos desde "Guia de la Mujer Consciente para un Parto Mejor".



Quizá también te interese:




 
Nota: Éste no es un blog médico, sino informativo. Contrasta siempre toda la información y consulta a varios especialistas. Puedes desactivar el sonido del blog al final de la columna derecha.

Licencia de Creative Commons
Este obra está bajo una licencia de Creative Commons Reconocimiento-NoComercial-SinObraDerivada 3.0 Unported.

3 comentarios:

Carmen dijo...

Gracias por este post. Mi fecha de parto tiene una coincidencia asombrosa que no se pudo evitar ni preveer. Mi marido que llevaba un año sin trabajar empieza con contrato ese mismo día, y no es cualquier trabajo, es uno bueno de verdad. Es dentro de 4 días y es imposible relajarse porque el verdadero problema es que tenemos además 3 chiquitines y estamos en el extranjero sin amigos y sin familia. Si me pongo de parto el día que mi marido empieza a trabajar sería un auténtico desastre porque perdería el trabajo o empezaría con muy mal pie. He llamado a todas partes, hospital, matrona, servicios, nadie sabe qué decirme excepto que jamás se han visto con un caso así. He intentado absolutamente todo para adelantar y nada de nada, teniendo además un historial de 3 peques que han nacido todos antes de la semana 38, este bebé, tenía que llevar la contraria a todos. Coincidencias raras que tiene la vida.

Mireia PUPR dijo...

Carmen, comprendo la angustia que debes de sentir, pero es bueno para tu bebé nacer cuando esté preparado y no forzarlo antes, por ejemplo, con una inducción. Haces lo mejor para su salud, no te sientas mal. Ahora, poniéndome en tu piel, la verdad es que estás en una situación peliaguda. Yo de ti, sin pensarlo ni un segundo, contrataba una DOULA pero ya. Si existe un problema económico háblalo con ella para poderle pagar como acordeis, suelen ser flexibles. Idealmente os tendríais que haber ido conociendo durante el embarazo, pero ella puede cuidar de tus otros hijos o acompañarte al hospital de ser necesario, hacerte la comida y echarte una mano.
Muchísima suerte.

Inma Morales dijo...

Relaja leer este tipo de post cuando has pasado de la semana 40 y tienes a medio mundo metiendo presión porque el bebé no nace. Gracias

Publicar un comentario

¡Hola! Gracias por leer mi blog, pero lamento comunicarte que no lo sigo actualizando.
Durante casi diez años dediqué parte de mi vida a este tema de muy diferentes formas, y con la llegada de mi tercer hijo, llegó el momento de pasar página. No obstante, si lo deseas puedes dejar un comentario. Siempre que no sea ofensivo ni spam se publicará una vez supervisado, y si puedo contestarlo, lo contestaré.
Recuerda que éste es un blog informativo, no un blog médico. Si realizas una consulta, has de tener en cuenta que recibirás opiniones, no diagnósticos.
¡Que tengas un buen día!