jueves, 1 de agosto de 2013

La historia de Dunia

El siguiente relato y sus fotografías pertenece en exclusiva a su autora y ha sido cedido voluntariamente para ser publicado en este blog (reproducción literal del texto original).
Por favor, deja un comentario en agradecimiento a Dunia por cedernos su historia personal. Queda prohibida toda copia y reproducción.



MI PARTO

Antes de que se difumine en mi memoria, me pongo a escribir el relato a menos de dos días del nacimento de nuestro hijo en casa. Tengo que decir que la idea era sólo la dilatación, así que no estaba segura de que iba a acabar así...pero así fué, y no he hecho mejor cosa en mi vida...

La noche del 22 de Noviembre sobre las 4 de la mañana vomité, y luego dormi muy mal, tuve síntomas como de gastroenteritis aguda por la mañana, me acostaba e intentaba dormir pero me daban como cólicos en el estómago, avise a la matrona sobre las doce del mediodia, de donde me daban los dolores...me dijo que el parto era mas abajo, pero que podia ser un comienzo (y ya lo creo, no veais el autoenema que se impone el propio cuerpo)

Sobre las dos y media de la tarde me puse en contacto con ella de nuevo, porque dolían más abajo, y se me ocurrio apuntarlas..eran a intervalos de 10 minutos más o menos. Le dije que iba a intentar dormir algo y ella contestó que en una horita me llamaba...

Lo que viene a continuación es una mezcla de recuerdos que pueden no ser lineales...y del tiempo y las horas casi me olvidé...he sacado incluso de conversación del whatsapp, porque no me acuerdo...esto es la oxitocina? 

tres y media, mensaje de Gemma la matrona por whatsapp, al que contesta mi marido diciendo que estoy en la bañera...creo que fui a la bañera y a la ducha por si se me pasaban las contracciones o por si me relajaba...no recuerdo...

Se que Gemma llegó sobre las cinco y algo, sé que cuando me senté en la pelota me fue de lujo para soportar las contracciones. Recuerdo estar botando en el salón y viendo la tele, yo sólo bebía. Mi marido y Gemma cenaron más tarde... a mí no me entraba nada sólido.

Según iba avanzando la noche iba cambiando de escenario en mi casa...pedi algo para aliviar la espalda pero creo que era más por la tensión de estar en la pelota que porque fuese dolor de parto de riñones, aunque mi niño creo que estaba en posterior al comienzo del parto.
Gemma me proponía diversas posturas y recuerdo que lo que más me aliviaba es irme a la ducha, tenemos una ducha grande y el suelo ocupa todo el fondo del baño. Mi salvación, recuerdo sentarme en el suelo y echarme agua caliente por todo el cuerpo...madre mía el agua que tuvo que caer...

Tumbarme imposible, ni de lado ni nada, aquello era una tortura.Pobres de verdad las que paren tumbadas sin epidural...Dios mío Ni a cuatro patas ni en la pelota al final de la noche.

En algún momento pedi a Gemma a ver si sabia de cuanto estaba dilatada...me miró la línea púrpura y dijo que probablemente de unos cuatro cm...más adelante yo misma me toqué y fue una sensacion increible tocarme el cuello del útero blandito blandito, y un poco de la bolsa asomando!! Ella lo confirmó, era la bolsa.

Rompí aguas en la ducha como una explosión, eso fue sobre la una, me dijo mi marido,que se echó un poco para descansar un poco y el ruido lo despertó a lo bruto.

Recuerdo que las contracciones se hicieron duras durante bastante tiempo, nunca fueron sin parar una tras otra, pero eran tremendas. Sabiamos hace tiempo que no ibamos a ir al hospital, ya se lo dijo mi marido a Gemma unas horas antes.

Yo pedia analgesia, pedia la bañera. Drogas? me preguntaba Gemma, y yo me reía. "No tengo nada". Hastá pensé en ir al hospital por el dolor.
El baño, no pude meterme hasta el tramo final porque en muchas ocasiones bajan el ritmo de las contracciones, y luego cuando me metí no podia estar sentada. Creo que cada cuerpo es un mundo, a mi me iba bien la postura vertical.De pie todo el rato. Tambien me aliviaba sentarme en el vater, la ducha...dejé la casa perdida, mojada...

En algún momento senti ganas de empujar. Gemma no me dirigia en nada, me decia que yo hiciera lo que mi cuerpo pidiese, y qué razón tenía.
Cuando estaba en la bañera, me incorporé enseguida. No sé cuanto tiempo estuve de pie, sé que estuve mucho rato sintiendo presion en el ano, que empujé muchas veces, y que todo iba bien, según me decian...Gemma me invitaba a ir tocando la cabecita del niño...pero yo estaba tan concentrada que no quería dejar la barra del toallero donde me estaba apoyando. Apoyada de una mano y de pie, con la bañera llena de agua.

Oh, si senti el aro de fuego...cómo escocía...se que grite mucho en los empujones, hacía una fuerza sobrehumana, pero YO tenia esa fuerza.No la habría tenido en otro sitio. No habria acabado ten bien en un hospital. Hoy me ha dicho Marta, otra matrona del equipo que me querian hacer una cesárea.

Salió la cabecita. Yo iba avanzando poco a poco pero aguantaba el pujo y no volvia a meterse, asi que poco a poco, hasta que en un último esfuerzo salió todo el cuerpecito. Gemma tuvo que pedir ayuda a mi marido porque:

Mi niño tenia las dos manitas a ambos lados de la cabeza. Asi nos quiso saludar en su venida al mundo. Y el cordón enrollado alrededor del abdomen. Más 4915 gramos de poderío en su cuerpo.Empezó también el parto en posición anterior. No siempre se colocan bien y a veces es un contratiempo

Pero se abrió camino, por donde tenia que hacerlo. Se colocó. Vino como quiso, haciendo una transición tranquila a este mundo, con un corte tardío de cordón y todo el tiempo que necesitó para pasar de un mundo a otro. Era muy curioso verlo fuera de mí sin respirar pero sabiendo que todo estaba bien. No se le había privado subitamente de su fuente de oxigeno y nutrientes. Maravilloso gesto de Gemma.

Yo, estoy muy recuperada, tengo un pequeño desgarro (3 puntos). Esta siendo tan facil en casa...

Lo miro, y me alegro de no haber hecho caso de la induccion que me querian programar hace un mes, me alegro de no haberme ido al hospital, pero sobre todo me alegro de haber luchado por los dos, de no haberme dejado hacer porque sé que habria salido peor parada, y sobre todo, de no haberle robado un mes de vida dentro de mí...lo miro y se me encoge el corazón sólo de pensarlo.

Agradezco de corazón a los profesionales que me han animado en estas ultimas semanas, Pedro Enguix, Enrique Lebrero,las matronas Marta Sanchez, Agathe Pichelin,a mi matrona ideal y principal Gemma Mendez y su fantástica filosofía y apoyo...a este foro que es una maravilla,tanto que he aprendido de vosotras...y a mi marido que siempre me ha apoyado en todo. Es un amor.


Gracias, Dunia, por ceder y compartir con nosotras algo tan tuyo. Un abrazo.

Lee aquí la noticia que habla de su historia:  "Una mujer evita ser intervenida dando a luz en su casa a un niño de casi 5 kg. Se negó a que el hospital de La Vila le provocara el parto un mes antes de que el feto estuviera maduro"


Quizá también te interese:
Bebé macrosómico (Bebé grande)
¿Mi bebé es demasiado grande? Macrosomía fetal


 
Nota: Éste no es un blog médico, sino informativo. Contrasta siempre toda la información y consulta a varios especialistas. Puedes desactivar el sonido del blog al final de la columna derecha.

Licencia de Creative Commons
"Por Un Parto Respetado" de Mireia está bajo una licencia de Creative Commons Reconocimiento-NoComercial-SinObraDerivada 3.0 Unported.

3 comentarios:

maruxa cabaleiro saco dijo...

Felicidades!!! qué parto más hermoso y que pena que para tenerlo no se pueda parir en un hospital.

Chary Brimo dijo...

Que bonito! Es una historia preciosa y lo mejor de todo REAL! Nuestro cuerpo y la naturaleza son sabios. Espero poder sentir todo esto que cuenta algún día, mi primer embarazo acabo en cesárea programada, yo pensé que si la gine me decía aquello era porque era lo mejor para ambos, no porque me viese como a una clienta y no como a una madre que quiere disfrutar del nacimiento de su hijo, quien peor lo pasó fue mi marido por tener que esperar fuera... venia en podalica me dijeron y nada de eso... en fin enhorabuena por esta historia tan bonita de verdad. Me da fuerza para luchar. Un saludo.

Tania dijo...

Muy valiente por tenerlo en casa. Me alegro y que todo siga muy bien. Yo tuve a mi segunda niña en el hospital de Igualada y me respetaron mucho, contracciones en las bañera, sin epidural y parto de cuclillas. Sigue adelante

Publicar un comentario

¡Hola! Gracias por leer mi blog, pero lamento comunicarte que no lo sigo actualizando.
Durante casi diez años dediqué parte de mi vida a este tema de muy diferentes formas, y con la llegada de mi tercer hijo, llegó el momento de pasar página. No obstante, si lo deseas puedes dejar un comentario. Siempre que no sea ofensivo ni spam se publicará una vez supervisado, y si puedo contestarlo, lo contestaré.
Recuerda que éste es un blog informativo, no un blog médico. Si realizas una consulta, has de tener en cuenta que recibirás opiniones, no diagnósticos.
¡Que tengas un buen día!