viernes, 4 de julio de 2014

♥ Diario de mi tercer embarazo ♥ (3er trimestre)

TERCER TRIMESTRE (27-40 semanas)

28 semanas
Bueno,  pues acababa el segundo trimestre muy mal, pero algunas cosas, por suerte, se recolocan... El tema del parto en casa, fuente de mi angustia las últimas semanas, está solucionado y será posible. Le dije a V, entre lágrimas y tras varias semanas 'desaparecida' y sin cogerle el teléfono a nadie, que no me daba tiempo de volver a reunir el dinero y me dice que me deja pagarle la mitad antes y el resto después, como vaya pudiendo. Lo agradezco en el alma, aunque me fastidie que sea la única solución.
Aun así, siento que falta tanto, tanto, por hacer en este país... y no quiero ni pensar en quien no tenga posibilidad alguna de conseguir un buen parto y por un tema miserablemente económico deba conformarse con cómo quieran atenderla allí donde le toque sin más opción. Es una injusticia, más aun siendo como es que un parto normal y natural supondría muchísimo menos gasto a la sanidad pública que los partos medicalizados y por supuesto que todas las cesáreas innecesarias que se realizan... Sigo sintiéndome profundamente decepcionada con este tema.
Voy acabando de preparar la canastilla para mi bebé y para el parto en casa.
→Puedes ver "EMBARAZO: Semanas 28 a 37", de BabyCenter

Esta semana me he hecho un esguince de segundo grado en el tobillo (me torcí el pie, me caí y me quedé a cuatro patas... aunque la barriga no recibió ni un rasguño) y la verdad es que está siendo muy difícil de lidiar con dos niños y sin tener a nadie que me eche un cable. Eso ha ayudado a que a nivel emocional no me haya recompuesto, la verdad... me siento tremendamente sola, pero ahora que de verdad necesitas que alguien te ayude un poco y ese 'alguien' no existe, se hace más evidente la soledad. Además, mi pobre costillo tiene más trabajo que nunca y apenas le veo el pelo, así que en ocasiones parezco un alma en pena por casa, y ya no se si son las hormonas o que es bastante probable que tenga una depresión preparto. Los niños, la soledad, el tema económico... parece que todo va pudiendo conmigo.

Esto del esguince tiene su razón de ser por la famosa relaxina, aquella de la que os hablaba aquí, que nos ablanda los ligamentos para que podamos abrirnos de cara al parto. Así que teniendo en cuenta que es algo bastante probable que nos suceda, no dejéis de echar un vistazo a las bondades de la arcilla verde y sus cualidades antiinflamatorias y analgésicas.


30 semanas
Esta semana he tenido visita con la matrona de la SS, ya me ha dado fecha para la última eco, dentro de un mes mas o menos. Me ha mirado albúmina, TA y peso, todo "bien", como siempre.
Sobre el peso yo opino diferente a la matrona, que ya son 25 los que mi cuerpo está aguantando... y ella no me quiere poner a régimen porque 'sólo' llevo 12 Kgs de embarazo. Y yo no puedo más, me siento un troll, impedida... y ahora, además, con pubalgia.

La pubalgia es un dolor en la sínfisis del pubis, debajo del clítoris, causado por el incremento de peso sobre esta articulación con el embarazo (incrementado en caso de que el aumento de peso sea excesivo, como en mi caso). Este dolor hace francamente difícil caminar en muchas ocasiones, darse la vuelta en la cama, levantarse, abrir las piernas, estirar de algo... puede llegar a ser muy limitante. 
Es más habitual en mujeres que ya han tenido más hijos y suele reproducirse en embarazos posteriores si no se trató correctamente. El problema suele ser que no se recupera bien la musculatura de la zona abdominal después de los embarazos y la articulación del pubis queda demasiado móvil y suelta y por lo tanto hay más roce y más inflamación.
La sínfisis púbica está formada por los dos huesos ilíacos que llegan hasta el pubis y se unen por medio de un fibrocartílago (algo deformable en el momento del parto) y mediante ligamentos por delante, detrás, encima y debajo del fibrocartílago, que van de un pubis a otro. Estos ligamentos mantienen los dos huesos juntos e impiden su separación (distensión de la sínfisis). Aprende más sobre la cintura pélvica.
Como veis, de nuevo hablamos de ligamentos, y... ¿recordamos qué ocurre con la relaxina y los ligamentos en el embarazo? Pues eso.


Como 'remedios', (que en realidad no lo son), está el primero: parir. Una vez se ha dado a luz y el útero ha dejado de ejercer tanta presión sobre esta zona, normalmente el dolor desaparece (aunque en ocasiones tarda algunas semanas tras el parto).
La natación puede ir bien, aunque también puede acentuar el dolor al salir del agua; caminar (que debería hacerse durante todo el embarazo puesto que es de los mejores ejercicios no agresivos que podemos hacer junto a la natación) puede ser doloroso pero también necesario, porque si nos hacemos al dolor y dejamos de movernos, la inmovilización que sufriremos aun será peor. Cuando tengamos que subir y bajar de algún sitio (por ejemplo, del coche), mejor girar todo el cuerpo e intentar mover las dos piernas a la vez para no mover una y luego la otra, con el consiguiente dolor. La analgesia en caso de que el dolor nos paralice demasiado será unicamente puntual, con paracetamol y lo que de verdad puede ayudarnos es acudir a un fisioterapeuta osteópata (idealmente especializado en la mujer) para que nos haga unas sesiones que ayuden a dar una mejor mobilidad de las articulaciones sacroilíacas y columna lumbar para ayudar a que el pubis no cargue tanto peso y minimizar así la distribución de presiones en la pelvis hasta el final del embarazo. Por último, hacerse con un cinturón de embarazo puede ser útil también, no para sujetar la barriga, sino para apretarnos las caderas con él.

32 semanas
Me visita por primera vez la "nueva" comadrona de la SS, la mía ya se ha cogido la baja por el embarazo. Creemos que esta visita es errónea, porque aun no me puede hacer el cultivo del estreptococo (ver en semana 35) y hace sólo dos semanas que me ví con M. Aun así, aprovecha para pedirme la última analítica, que a M se le había pasado, sólo me pidió la eco. Iba a pedir a otra comadrona que me habían recomendado, pero decido darle una oportunidad a esta, se llama B. Es joven y me parece sensata y agradable.
Le he pedido un tacto, porque tengo muchas contracciones (y no de medio minuto, como en teoría son las de Braxton Hicks, sino más bien cercanas a dos minutos) y creo que a veces expulso tapón mucoso (amarillo, sin tener síntomas de infección alguna) y el resultado ha sido positivo. Sí es tapón mucoso lo que expulso (el flujo normal del embarazo es blanco o transparente) y también estoy algo dilatada y tengo el cuello uterino un poco borrado, aunque menos de lo que creía, por suerte, y no es alarmante porque es una tercera gestación. En los anteriores embarazos había dilatado más a los 6 meses que ahora, (he tenido amenaza de parto prematuro con los dos, aunque nacieron a término) asi que (¡uuuffff!), en ese aspecto quedo un poco más tranquila.
Me pregunta si me querré hacer correas (monitores) al ir a parir en casa... de momento es algo que no he pensado. A mi no me aportan nada, la verdad, así que le preguntaré a a V si a ella le aportan alguna información valiosa de cara al parto, que lo dudo. Y también dudo (y B coincide conmigo) en que tal y como estoy llegue a las 40 semanas.

34 semanas
Análisis de sangre y ecografía del tercer trimestre. Parece que llevo un par de días sin perder tapón mucoso y que tengo menos contracciones al día... espero que sea que los esfuerzos por estar algo más tranquila están dando su fruto. Además, me ha bajado aun más la barriga y noto cómo apoya directamente encima del pubis la cabeza de mi niño. (Tú tranquilo, tesoro, que aun necesitamos dos semanas más para que maduren tus pulmoncitos)
Comienzo a tener edema en los pies y pìernas durante todo el día... ¡miedito me da cómo voy a acabar este embarazo!


Nuestro bebé pesa ya cerca de 2,300 Kg según las medidas que dice la ecografía que tiene y está todo perfecto, todos sus órganos funcionan, la placenta sigue bien colocada y el líquido amniótico está en la cantidad correcta. En realidad esta es una ecografía "prescindible", en algunos países no se hace. Pero en ella también pueden detectarse adherencias del saco amniótico a algunas extremidades del bebé, un problema (exceso o escasez) en el líquido amniótico, entre otras cosas y bajo mi punto de vista, no está de más hacérsela. Además, al parir en casa quiero poder aportar toda la información posible que no cause problemas. El problema es que dependiendo de quien te toque y lo que le guste jugar a ser Dios, se lían a cambiarte fechas de parto según tamaño o peso o esto o aquello... y lo único que hacen es agobiarte y crearte ansiedad. Que es lo que me habría pasado a mí si no fuese porque me aplico aquello de "sabe más el diablo por viejo que por diablo", cuando me miró mi historial y dijo:
"Bueno, al haber sido la niña un parto vaginal puedes intentar (ojo, PUEDES) el parto otra vez y no TIENE que ser cesárea programada. Si hubiesen sido los dos por cesárea, entonces si tendría que ser cesárea otra vez y además programada, eh?" 
(Vaya, curioso que me querían haber cascado una cesárea programada con la niña porque venía de nalgas... no llego a irme a Acuario y lo tengo claro con vosotros.) Y para rematar, por si acaso no era suficiente aquella fantochada, me suelta que:
"menos mal que el bebé no es muy grande, porque claro, si habláramos de un bebé que pueda llegar a pesar 4 Kgs no puedes tirarte tantas horas de parto con la cesárea previa y (por supuesto), entonces con un bebé grande tendría que ser otra cesárea".

A mi todo esto me parece una auténtica pena. Si, ya se que tienen tan interiorizados sus obsoletos protocolos que les salen impresos con el ADN, pero leches... consultad un poco de bibliografía, de estudios científicos, actualizaos, mirad qué hacen y dicen otros países... creo que en vuestra profesión debería ser obligatoria. En fin, que a mí no me pillan, pero bien que me pillaron con mi primer hijo y bien que seguirán pillando a un montón de mamás. Y eso no me parece ni bien ni normal, y menos a estas alturas. Muy mal, señora ginecóloga, aunque sea usted muy amable es una petarda como la copa de un pino.

35 semanas
Viene V con S a casa (las dos matronas que nos atenderán), y la otra pareja de matronas que forman equipo con ellas (por si acaso ocurriese algún imprevisto, para que las conozcamos). Anna (nuestra doula-pedagoga que se encargará de los niños), también viene a comer. Qué montón de energía femenina se destila en mi casa, es una pena que yo no esté al 100% para disfrutar de esta experiencia como merece, pero aun así disfruto del día tan especial que se organiza, algo así como nuestro "ensayo general" antes del GRAN DÍA. Comemos juntos, así las comadronas y Anna se conocen, los niños ven a todo nuestro "equipo" en casa y pueden familiarizarse con el y además, realizan algunas actividades con Anna para adquirir confianza con ella.
Acordamos que V y S entren en guardia el lunes 26/05, cuando hago las 36 semanas por mis cuentas, mi bebé ya tiene los pulmones maduros y me veo segura de parir en casa. Eso quiere decir que en una semana y media ya estarán disponibles para recibir nuestra llamada, aunque mi fecha de parto sigue siendo el 23 de junio no creo que aguantemos tanto...
En casa hemos hecho una porra a ver si alguno de nosotros acierta con la fecha en la que Anhel decide venir al mundo, a mi me viene el 7 de junio a la cabeza. Hace unas semanas, sufría muchísimo pensando que no llegábamos ni a junio, sentía el aliento helado en la nuca de un parto prematuro y estaba realmente asustada. Ahora he conseguido que se calmen las cosas, me he olvidado de todo y me he centrado en conectar con mi niño aun más, en pedirle que no tenga prisa por salir, en decirle que estoy a su disposición y en enviarle todo el amor que soy capaz de enviarle hacia ahí adentro. Parece que funciona, tengo muchas menos contracciones, he dejado de perder tapón mucoso y me siento más tranquila.

Ya está todo preparado: toda la ropita lavada y guardada desde hace semanas, la bolsa del hospital hecha, por si a pesar de todo mi bebé se adelanta, y todo lo necesario para el parto en casa también está listo. Nuestra habitación también está adaptada para la llegada de Anhel.


Visita con la comadrona de la SS: como siempre, medimos TA, la albúmina no la miramos porque no llevo el pis y me niego a subirme a la báscula una sola vez más, así que no hay peso. Me dice los resultados de la analítica: 'más o menos bien', no estoy tan cañera como en los otros trimestres pero nada alarmante.
Además, toca cultivo vaginal y anal para descarte de estreptococo (se realiza entre las semanas 35 y 37 de gestación) y me cita en una semana con la excusa de darme los resultados pero para enviarme a correas al hospital, para que me abran el expediente allí. No iba a hacerme monitores, pero es la única forma de que me abran el historial allí, creo que no está de más tomar precauciones y aunque no creo que acabemos en el hospital de ninguna manera,  prefiero dejar faena adelantada y el historial abierto para que no se pierda tiempo absurdamente de tener que acudir.
El estreptococo de grupo B (EGb)



36 semanas:
Última (en principio) visita con la matrona de la SS, que me da el resultado del cultivo sobre el Estreptococo: positivo. (Qué mal, es la primera vez que me da positivo y para parir en casa, ¡arg!) Pero he buscado información sobre el EGb y sus posibles causas/tratamientos y me he quedado más tranquila. No obstante, hasta que nazca nuestro bebé voy a eliminar la leche de mi dieta (que me crea intolerancia pero como me encanta, abuso, y eso seguro que no le ha ido bien a mi flora intestinal) y a tratar de recomponer esa flora con kefir, yoghurt y pan casero a partir de masa madre y quizás probióticos, tengo que mirarlos.
Ya tengo la derivación al hospital para las correas hecha, también. Ah, y mi edema va a más... tengo unos fabulosos "pies de elefante". También me he dado cuenta de que se me está plagando de pecas la cara (y no me gustan nada!), espero que se me vayan cuando tenga al niño y que no sean cosa de la edad, jajaja!

Aquí os dejo con la obra de arte que me han hecho mis chicos con ayuda del papi ♥


→Hemos tenido un pequeño problemilla con los piojos en casa, de la mano de los bonitos rizos de mi hija. El caso, y por eso lo menciono, es que los tratamientos pediculicidas con insecticida no pueden aplicarse en mujeres embarazadas y eso lo he leído demasiado tarde... porque aunque yo no tengo piojos, le he hecho todo el tratamiento a la niña con mis manitas, que han estado expuestas al producto. No lo pone en ningún sitio, tan solo que es para niños a partir de dos años. La marca OTC tiene un producto que es sin insecticida entre su gama. Lee aquí más info si te interesa.


37 semanas:
Asistimos en un Centro de Salud Familiar a una charla con otras parejas, unas a punto de ser papás y otras recientes papis de partos en casa, organizada por nuestras matronas V y S (que solo reciben alabanzas en todos los testimonios, o el instinto ha escogido bien y las malas experiencias no han venido!). Nos volvemos con muy agradable sabor de boca, pasamos una tarde muy amena entre tanto bebé y tanta gente maja.
Las dos me hablan de lo bajísima que tengo la barriga (¿me lo dices o me lo cuentas? ¡Si no puedo sentarme y a veces caminando me hace hasta daño la cabecita de Anhel!), así que todo sigue apuntando a que la cosa no se hará rogar demasiado (¡yo me muero de ganas ya!).
Ya tenemos los teléfonos a mano de las matronas, de Anna, del hospital y de las ambulancias en la nevera pegados, para no tenerlos que buscar. También una lista de las cosas que hay que hacer cuando me ponga de parto, para que no se nos olvide nada y tampoco haya que pensar demasiado, como preparar la cámara, cambiar las sábanas de la cama, bajar todos los trastos para el parto... Aun me quedan algunas cosas por acabar, cosillas que quiero dejar hechas antes de que nazca el bebé, que espero dejar listas esta semana.

Anímicamente estoy mejor. Veo "la luz al final del túnel", hemos pasado las temidas 36 semanas (que hace un mes estaba convencida que no pasaríamos, con el ritmo que llevaba y cómo me gritaba mi cuerpo mientras yo lo ignoraba). Ahora me encuentro más animada y se que cuando Anhel decida nacer, nacerá... que ya no seré yo la que lo eche, como se que estaba haciendo hasta que dije "hasta aquí". 

38 semanas
Voy a hacerme correas (monitores) al hospital, la única contracción que tengo es al final, cuando me quitan los sensores. La ginecóloga me explica que me pondrán antibiótico cuando me ponga de parto por el tema del estreptococo, y se queda patidifusa con mi "no, gracias" al tacto, y las posteriores explicaciones de parto en casa, de que en realidad he ido solo para tener el expediente abierto en el hospital y mis argumentos sobre los antibióticos y probióticos respecto al EGb... Al final resignada me dice: "bueno, ¿vendras a las 40 semanas para control?". "Pues no se... ya veremos!"

39 semanas
Seguimos aquí. Anhel tiene hipo varias veces esta semana...

video

Hace mucha calor, me duelen los pies y se me hinchan un montón. Parece que tengo pódromos pero nada, no arranca. El bebé presiona muchísimo el suelo pélvico, vuelvo a tener muchas contracciones largas pero indoloras y a sacar un poquito de tapón mucoso cada día. Pero sigo rellena... ¡Quiero parir, quitarme este barrigón de encima, tener a mi bebé en brazos y a mi marido en casa!

Creo que en realidad "no le dejo" salir, al pobre. Este viernes es la graduación de primaria de mi chico mayor, les hacen un homenaje y un acto bonito en la fiesta de fin de curso. Pero además el jueves tienen en el cole una cenita con sus compañer@s de sexto, entrega de orlas, pase de fotografías, palabras de los profesores... Y por si no fuese suficiente, en el fútbol han quedado campeones de todo y la Federación también les hace otro homenaje con entrega de trofeítos... el jueves también. Así que yo que ni quiero perderme la graduación de mi chico mayor por nada del mundo, ni sus merecidos homenajes varios, que tampoco quiero que tenga que decidir entre dos grandes momentos de su vida (graduación o nacimiento de su hermano, que se queda sin dudarlo con el segundo) y que yo no quiero ir recién parida ni creo que sea sitio para un bebé de menos de una semana un patio atestado de niños y polvo... Pues eso: que cuando llegue el viernes a casa y diga "¡por fin!!!", me relaje y deje que mi cuerpo fluya... quizás comience el parto. Aunque también es posible que comience vayaustedasaber cuándo, porque este bebé se ha comido con patatas absolutamente todas las 'premoniciones', 'sensaciones', 'presentimientos' y apuestas varias que se han hecho en torno a su nacimiento.


→¿Quieres leer mi relato de parto? Pues aquí tienes "Mi 2PVDC, el nacimiento en casa de Anhel"


Quizá también te interese:


     
    Nota: Éste no es un blog médico, sino informativo. Contrasta siempre toda la información y consulta a varios especialistas. Puedes desactivar el sonido del blog al final de la columna derecha.

    Licencia de Creative Commons
    "Por Un Parto Respetado" de Mireia está bajo una licencia de Creative Commons Reconocimiento-NoComercial-SinObraDerivada 3.0 Unported.

    3 comentarios:

    Mari Sevilla dijo...

    Hola Mireia
    Que bonito relato !! Me he emocionado y todo !! Como escribes !!!
    Al final pariste en casa, veo !! Que envidia me das !! Yo no pude tener a mi hija en un parto normal.
    Es normal que no pueda ver "Mi 2PVDC: el nacimiento en casa de Anhel". Lo tienes en privado?
    Es que estoy enganchada a tu relato del embarazo y me gustaría acabar con el parto.

    Gracias
    Espero respuesta. Saludos desde Andalucia !!

    Maria

    Mireia dijo...

    Hola, Mari! Gracias por tu comentario, me alegro de que te haya gustado. No puedes leer el relato porque no esta publicado, Maria. Pari en casa y todo "fue bien", pero no fue como me habria gustado y bueno, aunque hace poco consegui escribirlo, aun no he encontrado el momento de publicarlo... no se ni si lo publicare, la verdad.
    Si te suscribes al blog te enteraras cuando lo publique si finalmente lo hago... y sino enviame un mail a mireia.porunpartorespetado@gmail.com y ya te aviso yo. ;)
    Un saludo y gracias!

    Mari Sevilla dijo...

    Ok. Ya me he suscrito al blog.
    Gracias por constestarme.

    Saludos :)

    Maria

    Publicar un comentario

    ¡Hola! Gracias por leer mi blog, pero lamento comunicarte que no lo sigo actualizando.
    Durante casi diez años dediqué parte de mi vida a este tema de muy diferentes formas, y con la llegada de mi tercer hijo, llegó el momento de pasar página. No obstante, si lo deseas puedes dejar un comentario. Siempre que no sea ofensivo ni spam se publicará una vez supervisado, y si puedo contestarlo, lo contestaré.
    Recuerda que éste es un blog informativo, no un blog médico. Si realizas una consulta, has de tener en cuenta que recibirás opiniones, no diagnósticos.
    ¡Que tengas un buen día!