viernes, 31 de mayo de 2013

Aprende a ser un buen cuentacuentos



De tantas veces que los habeis explicado, os sabeis de memoria Caperucita Roja, Los tres cerditos o Juan sin miedo. Seguramente para vuestros hijos, no han nadie que os iguale en el difícil arte de poner voz de animal, de bruja o de príncipe valiente y recordar exactamente el tono para la siguiente ocasión. Pero ¿sois los mejores cuentacuentos del mundo mundial?

Para fomentar el amor por la lectura, algo que además de ayudarles a desarrollar su imaginación ahora y por consiguiente su inteligencia después, les dará grandes satisfacciones a lo largo de la vida, no hay como predicar con el ejemplo: Si queremos que ellos lean, que nos vean leer a nosotros.
Tampoco podemos obligarles a leer, o perderá todo el encanto y acabarán odiándolo si es una imposición.
Es conveniente que comiencen a desarrollar el amor por la lectura, y no por el libro que nosotros queremos, sino de la forma que a ellos les nazca. Un cómic es bueno, un libro de aventuras o uno de princesas, de mecánica o de intriga. Es importante respetar sus gustos, actuando únicamente de moderadores de edad, porque si queremos que acabe amando TODA la lectura, primero hemos de conseguir que "se enganche" a leer.
Para poderles mostrar el amplio abanico de posibilidades lectoras que tienen, nada como una biblioteca. Infórmate en la biblioteca de tu municipio o la que te quede más cerca, porque en muchas ofrecen 'tardes cuentacuentos' gratuítas, donde disfrutan ellos... ¡y disfrutamos nosotros! Así podeis escuchar un buen rato de cuentos, y despues mirar, ojear y hojear todos los libros que queráis, y llevaros a casa aquellos que más os hayan gustado. Supongo que funciona igual en toda España, pero en Cataluña tan sólo hay que hacerse una tarjeta de socio, gratuíta e instantánea, para poderse llevar libros en préstamo.
Si estás pensando en comprarle algún libro, mejor llévatelo a la librería... Que lo escoja él, mientras respira el inconfundible aroma de una librería repleta de libros nuevos (¡a mí me encanta!!!).
Y sobre todo, léele cuentos desde bien pequeñito. Leí a un enfermero un día que contaba cómo una mamá le preguntaba si con dos años 'ya podía' leerle y comprarle cuentos a su niño... ¡por supuesto!!! Existen infinidad de títulos maravillosos, dulces y cortitos, para leerles desde su más tierna infancia...  

Aquí tienes algunos listados de cuentos que quizás te puedan ser útiles:
 

Para aprender a ser aun mejor cuentacuentos y conseguir captar toda la atención del pequeño, tan solo hace falta que os atreváis a inventar las historias a explicar, que sean únicas e irrepetibles. Aquí teneis unos cuantos trucos que os ayudarán a tener la nota más alta en el concurso de "mejor explica cuentos del mundo". Tomais nota?
  • Involucrad a los niños en la historia. Los podéis convertir en el protagonista de la historia o hacerlo colaborar aportando sonidos y ruidos que lo enriquezcan. Lo importante es que conseguireis que focalice su atención en el momento.
  • Convertidla en una historia familiar. "Había una vez, cuando la abuela era pequeñita...". Las cosas que pasaban antes no son, de hecho, tan diferentes a las que pasan ahora. Conseguireis darles a los cuentos un sentido del tiempo y de la historia.
  • Basad la historia en un tema real. Adaptad el cuento a lo que en ese momento rodee la realidad de los niños. Si ha de nacer un nuevo hermanito, si han de comenzar en un nuevo colegio, si os teneis que cambiar de casa... Todos son buenos puntos de partida para crear un cuento. Tendrá un buen punto de partida cuando pasen estas cosas.
  • Explicadlos y volvedlos a explicar. No descubrimos ningun secreto si os decimos que a los niños les gusta mucho sentir una y otra vez la misma historia. Muchos, no tienen límte!

"Contarle cuentos a los pequeños es un hábito que quedo en el pasado, allá con nuestros padres y abuelos; una clásica escena que se quedo atrapada en el televisor.
Hoy los padres estamos tan saturados de tareas que no nos queda tiempo para nuestros hijos, y mucho menos para leerles un cuento antes de dormir.
El leerle un cuento nuestros hijos todas las noches es más que una simple actividad para arrullarlos, puede beneficiarles de manera importante tanto a ellos como a nosotros, por ejemplo ¿sabías que al leerle estimulas su lenguaje e imaginación?, ¿consigues relajarte y relajarlo creando unos lazos más fuertes entre ambos?" [Sigue leyendo]

Además, si con unas titellas de dedo vais ilustrando la narración, dejaréis a los peques sin poder pestañear. Os dejo este precioso cuento descargable: "La manzana que quería ser estrella" para que toméis nota de ello.
Y para poder dar el 'do de pecho' y tener una guía al menos para los primeros inicios, nada mejor que un libro:

EL ARTE DE CONTAR CUENTOS A LOS NIÑOS
Raines, Shirley e Isbell, Rebecca
ISBN: 9788497544498

Un libro excelente que recomiendo muchísimo, con 16 cuentos educativos que aunque se pueden leer, están redactados para ser narrados. En cada cuento, párrafo a párrafo, hay indicaciones laterales para captar la atención de los niños y aprender trucos para ser un excelente 'cuentacuentos'. Además, al final del libro hay unos resúmenes de cada cuento, con frases 'clave' para no perder el hilo durante la narración si te atreves a explicarlo sólo con pauta (sin leer). Y encima, incluye actividades para hacer con los niños al finalizar. Una excelente herramienta!

Si quereis leer más sobre él, podeis hacerlo en este enlace.

Os dejo con unos excelentes ejemplos (desactiva el sonido del blog al final de la columna derecha)





Quizá también te interese:


       
      Nota: Éste no es un blog médico, sino informativo. Contrasta siempre toda la información y consulta a varios especialistas. Puedes desactivar el sonido del blog al final de la columna derecha.

      Licencia de Creative Commons
      Este obra está bajo una licencia de Creative Commons Reconocimiento-NoComercial-SinObraDerivada 3.0 Unported.

      2 comentarios:

      Esa niña que vive dentro de mi dijo...

      Mi madre me leía cuentos desde muy muy pequeñita (ni recuerdo cuándo empezó) y también me contaba cuentos inventados... Fue precioso recibir todo esto, y con apenas 5 añitos, yo ya me sentía una pequeña rata de biblioteca. Adoraba el libro como objeto, dormía incluso con ellos, tapándolos con mis mantas en lugar de hacerlo con muñecas.

      Hoy en día, yo le leo a la niña que llevo en mi útero, y seguiré haciéndolo cuando nazca.

      Un beso

      Mireia PUPR dijo...

      Por supuesto que si, es algo maravilloso que nos regala un tiempo con ellos valiosísimo.
      Muchas gracias por tu comentario.
      Salu2!

      Publicar un comentario

      ¡Hola! Gracias por leer mi blog, pero lamento comunicarte que no lo sigo actualizando.
      Durante casi diez años dediqué parte de mi vida a este tema de muy diferentes formas, y con la llegada de mi tercer hijo, llegó el momento de pasar página. No obstante, si lo deseas puedes dejar un comentario. Siempre que no sea ofensivo ni spam se publicará una vez supervisado, y si puedo contestarlo, lo contestaré.
      Recuerda que éste es un blog informativo, no un blog médico. Si realizas una consulta, has de tener en cuenta que recibirás opiniones, no diagnósticos.
      ¡Que tengas un buen día!