domingo, 24 de febrero de 2013

Oda a las madres

Últimamente, no se si por la reciente y creciente participación de los papás (algunos, por desgracia aún en aplastante minoría) en los partos y su involucramiento en los procesos de embarazo, parto y crianza (¡ya tocaba!), leo en varios sitios textos de este estilo:

"El padre es tan importante para la fecundación, gestación, parto y crianza como la madre. Tiene un rol distinto y no por eso menos importante. Hay que recordarlo y valorarlo siempre."



Bien, pues ese "TAN", hace que me parezca LAMENTABLE, FALSA Y MENOSPRECIANTE esa afirmación.
Es más, ¡estoy que echo humo! Y no se qué opinareis el resto, pero yo necesito lanzar una lanza enorme a favor de todas las mamíferas mujeres poderosas del mundo porque a mi juicio, merecen con honores el primer puesto, el oro, el reconocimiento. Y [algunos] padres, como más abajo explicaré, tienen una excelente plata o segundo puesto si lo han merecido, pero jamás el empate en lo que refiere al embarazo y el parto.

Edito: Antes de argumentar mi 'enfado', quiero dejar bien claro que no desprecio a los maridos, al menos no a los buenos (como el mío), jeje. También creo que ellos dejan 'su huella' en el bebé, y que son realmente importantes en todos los procesos, pero este escrito viene a decir, resumiendo, que no son igual que las madres en la gestación, el parto y la lactancia, en cuyos casos, su nada menospreciable tarea es de soporte y secundaria, pero no por poca importancia, sino por la magnificencia que significa el embarazo, el parto y la LM. Dicho esto, ahí voy:

Lamentable, porque me da la sensación de que se banaliza tanto el significado de 'igualdad' que perdemos el oremus, sinceramente. Y lo que es peor, que estamos tan acostumbradas a que nos ninguneen como mujeres, a que nos desmerezcan y al aparentemente imprescindible 'protectorado patriarcal' que parece (o no) que nos ha absorbido el seso, que por difícil que resulte, somos nosotras las que seguimos relegando socialmente nuestro sexo a un segundo lugar cual beatas, para seguir idolatrando y protegiendo de forma inconsciente al 'sexo fuerte' (mentira), al macho, aun cuando casi todo el mérito haya sido nuestro: ¡BASTA YA!!!

Falsa, me parece falsa hasta la ofensa esa afirmación. Porque desmerece por completo el esfuerzo tan increíble que hace el cuerpo de la mujer con la TRANSFORMACIÓN que le hace la gestación. Nuestro cuerpo es una bomba hormonal andante para no rechazar a ese bebé que crece en nuestro interior, nuestro corazón ha de bombear casi dos litros más de sangre, nuestros órganos han de desplazarse, cambiamos hábitos alimenticios, dejamos vicios insalubres, vigilamos nuestras actividades y nos desvivimos por ese cuerpecito que crece en nuestro interior, valorándolo incluso por encima de nuestra vida. Analíticas, tactos, pruebas... Quilos, estrías, ciáticas, estreñimiento, dolores, edemas, desmayos, vómitos, ardores...  ¿De verdad el papá hace el mismo esfuerzo que la madre? ¿De verdad es tan importante el padre en esos meses para ese bebé que crece en nuestro útero, como la madre que lo está gestando?

Menospreciante, menosprecia algo tan grande que es insultante. Porque hasta que parí no lo supe, pero una mujer conectada en su parto, es una leona, una osa salvaje, una pantera... Es TAN poderosa, es tal el cambio que es capaz de realizar, es tanta la fuerza, tanto el desgaste, ¡¡¡TAN GRANDE LO QUE HACE!!! Que escuchar que el padre ha sido igual de importante me insulta como mujer, insulta a todas las mujeres del mundo. ¿Y la que ha sido operada mediante cesárea? Su piel, su grasa, su músculo, su útero, ¡han sido cortados y cosidos para traer una vida al mundo! ¡Y se volvería a dejar hacer lo mismo! Comparar, en el mejor de los casos, hacer un masaje a la madre, ofrecerle un vaso de agua o agarrarle la mano en el momento del parto, con PARIR O SER OPERADA, insulta. Incluso Michel Odent es del parecer de que la mayoría de los padres sobran en el parto. Y es que una mujer que está de parto, lo unico que necesita para bien parir es conectarse con su cerebro más primitivo (que es capaz de ignorar todo lo aprendido por el neocortex), centrarse en su bebé y en su útero, y concentrarse en su trabajo de parto... Y en cualquier caso, la que pare, que es la mujer, es quien ha de decidir si quiere y/o necesita compañía o no.


Porque cuando pedimos igualdad pedimos mismos sueldos, mismas oportunidades, mismos derechos, mismos méritos ante mismas hazañas. Pero ¿igualdad entre dos cuerpos biológicamente distintos? ¿Por qué nos empeñamos en buscarle los tres pies al gato? ¿Acaso no existen un sinnúmero de 'igualdades' a salvar, que tenemos que meternos con lo único que es sólo nuestro  y así ha sido desde el inicio de los tiempos? Eso no es igualdad, es ir contra natura!
Esto de la 'igualdad' se parece cada vez más a la 'conciliación familiar-laboral', que quienes la reclamamos pedimos poder ganarnos la vida Y ADEMÁS criar a nuestros hijos y pasar tiempo con ellos, y hay quien lo entiende como 'más horas de guardería y menos baja maternal' para casi parir (como el que descorcha una botella de champán) y ala, a producir, que es lo único que [les] importa. De verdad... ¿hasta dónde vamos a llegar?


La fecundación:
Aunque existan métodos alternativos actualmente, entiendo al padre como parte imprescindible en la fecundación. Se puede prescindir de él, ciertamente, pero esto daría para iniciar otro debate que no es el que ocupa ahora mismo.

La gestación:
Soy consciente de que algunos hombres darían su vida por poder gestar como nosotras. Se, y afirmo, que la pareja es importantísima en todo el proceso. Que no es un mero 'portador de esperma' que fecunda a la mujer y ahí finaliza su trabajo (aunque lamentablemente, suceda así en muchos casos). No, la pareja es muy importante, es necesaria, y de ella dependen muchas cosas. Como personas diferentes que somos, tenemos funciones y roles diferentes en este asunto. La madre gesta, el padre puede propiciar que la gestación sea buena, y de esa pareja puede depender el estado emocional de la madre. La madre, sobre todo la primeriza, que no entiende bien qué le esta pasando y que vive un montón de nuevas experiencias abrumadoras, necesita su punto de apoyo, necesita sentir que el mundo no se ha dado la vuelta. Necesita que la cuiden, cuando un embarazo delicado así lo requiere. Y además de todos los hábitos saludables, para la buena formación del bebé, la madre ha de sentirse bien. Ser feliz. Y el padre puede ser el que marque la diferencia entre una depresión pre parto y un embarazo saludable. Podría decir que la pareja es imprescindible, si no fuese porque sin ella, la madre es capaz de llevar la gestación adelante completamente sola y dar como resultado un bebé completamente saludable y sin ningún tipo de carencia, al menos todavía.

El parto:
El parto es nuestro. Ni más, ni menos. Ya nos lo han robado durante demasiadas décadas y ahora que NOSOTRAS estamos consiguiendo recuperarlo (si, con muchos hombres de nuestro lado... que la mayoría han sido 'arrastrados' por mujeres), no pienso cederlo de un hombre (el ginecólogo que nos quería postradas) a otro hombre, aunque sea al padre que cumple con su 'deber' como pareja. Cada uno en lo nuestro, nosotras parimos y aunque ellos puedan 'sufrir' emocionalmente, nosotras sumamos a ese posible sufrimiento el tremendo esfuerzo de dar a luz. Es que no veo comparación posible. Ya comentaba antes que incluso Michel Odent es del parecer que muchos hombres sobran en el parto, que de hecho, ni tendrían que estar presentes para no interferir en la mujer y su labor. Yo a tanto no llego, pero si entiendo que es la mujer quien decide si quiere compañía o no, puesto que es la que pare. Aunque el hijo sea de los dos, la que pare es solo ella. En un parto planeado, por ejemplo en casa, el padre puede ser partícipe del proceso: ofrecer bebidas a la madre, ofrecer apoyo emocional (valiosísimo), apoyo físico, hacer incluso de doula de su propia mujer... pero en todos los casos, es un papel que favorece a la madre, que puede mejorar la situación, pero de nuevo vuelve a ser prescindible y secundario. La mujer puede parir (y lo hará, si ha llegado el momento), completamente sola.

La crianza:
Entiendo la crianza como un camino a andar juntos, donde han de consensuarse decisiones y equilibrar el papel de ambos. La crianza es una cosa de dos, siempre que sea posible.
En la crianza entra la lactancia materna, que merece un inciso, donde el padre tiene un papel muy importante. Y no es el de darle biberones para sentirse igual que la madre, sino sostener a esa madre y favorecer que pueda darle el pecho, puesto que es lo mejor para su hijo, e involucrarse en todas las demás tareas para con el bebé, como bañarlo, dormirlo, acunarlo, vestirlo, cambiarlo... Y con respecto a la madre, que se encargará de alimentarlo de noche y de día, favorecer que pueda descansar descargándola de otras tareas. Pero a pesar de que el papel del padre vuelve a ser muy importante aquí, ¡cuántas madres he visto lactar A PESAR de sus parejas, emperrados en que dejen la teta y se pasen al biberón!


Valoro muchísimo a los hombres, como hombres, como parejas, como padres. Los necesitamos, ninguno de los procesos que pasamos para ser padres son en principio procesos para hacerlos en soledad. Pero tenemos roles y funciones diferentes en el embarazo y el parto, y en estos tres casos (gestación, parto y lactancia), el de la madre es el principal y el del padre el secundario. Los hombres (o parejas) resultan imprescindibles como tal. Tenemos funciones diferentes, que en la crianza se deben igualar, pero pretender igualarlas en el embarazo o el parto... No los reconozco como úteros gestadores ni como parturientos que no son. Los reconozco como padres, como acompañantes, como maridos y como educadores. Y a muchos les doy un diez, incluído el mío, pero no puedo igualarlos con la mujer en el embarazo y el parto, lo siento pero no...
Ole por todos los padres presentes e involucrados, que tanta tanta falta hacían. Por esos padres que se desviven por las barrigas de sus mujeres, que sienten en su alma las contracciones de su compañera, que darían un brazo por parir y amamantar, que se emocionan con sus bebés, que se sienten vinculados y se involucran con su familia, como debería haber sido siempre. Gracias, porque además de que os necesitábamos, os estabais perdiendo algo maravilloso, como habeis podido comprobar. 

Pero no pienso regalarles a ninguno el mérito de gestar ni de parir a un bebé, por muy de los dos que sea el hijo.




 
Nota: Éste no es un blog médico, sino informativo. Contrasta siempre toda la información y consulta a varios especialistas. Puedes desactivar el sonido del blog al final de la columna derecha.

Licencia de Creative Commons
"Por Un Parto Respetado" de Mireia está bajo una licencia de Creative Commons Reconocimiento-NoComercial-SinObraDerivada 3.0 Unported.

5 comentarios:

Verónica Caamaño dijo...

Yo no hubiese utilizado mejores palabras, estoy totalmente de acuerdo, comparto tú indignación con frases o comentarios como ese. Somos nosotras y después ellos.NUNCA se podrá comparar su " esfuerzo,tiempo,dedicación.." con el nuestro. Pero por eso también creo qué existen refranes/dichos como este: como una madre no hay nada,madre no hay más qué una, etc.
Saludos ;)

Airam dijo...

Hola Mireia, tienes razon en decir que el papa no pasa (sufre) lo que una madre pero personalmente a mi no me ofenden este tipo de frases/comentarios y no se pore que habrian de ofenderme. Como tu lo esricbistes " El Padre es tan IMPORTANTE en la fecundacion, embarazo, parto y crianza" (Siempre y cuando este en todas esas etapas.) Tambien dice " Tiene un ROL DISTINTO" pero NO " MENOS" "IMPORTANTE". Creo que es totalmente cierto!!! Es exactamente ese rol disttinto que tienen los padres que los hace importantes tanto como la madre. Yo en mi experiencia personal (no se otras como sean sus maridos) puedo decir que mi esposo ha siedo muy importante en todo este trayecto que juntos hemos recorrido. No soy una mama comun y corriente por que soy mama de mellizos y Dios me dio esa doble bendicion pero tambien doble responsabilidad y trabajo que de no ser por mi esposo no se que hubiera sido de mi y mis bebes. Yo le agradesco a Dios por el esposo que me dio, por todo lo que hace por mis bebes y por mi. Cuando me me alivie varias enfermeras me felicitaron por el esposo que tengo, me decian " Que gran esposo tienes! Aqui por lo regular vemos que vienen y se tiran al sillon y la mujer recien parida se levanta a atender al bebe y el tuyo no ha parado de ayudarte" Y eso para mi es un gran orgullo por que yo misma soy testigo de lo machistas que unos hombres pueden llegar a ser. Mi esposo trabaja 16 horas diarias y casi la mayor parte del tiempo se iba con dos horas de sueno por tal de que yo pudiera descansar. Asi que como me voy a ofender cuando me dicen que mi esposo es igual de importante!? Jamas me ofenderia! Con respet: Airam.

Mireia dijo...

Airam, yo NO escribí eso de que es TAN importante. Ese texto está entrecomillado porque NO es mío, lo estoy citando, y es precisamente el que ha originado este post porque no lo comparto.
Yo no hablo de la importancia de tener un hombre al lado en el caso que explicas tu: LA CRIANZA. Léete de nuevo el artículo, por favor. Aquí en lo que NO estoy de acuerdo es en que el padre sea igual de importante EN EL EMBARAZO Y EL PARTO. Tú hablas una vez ha nacido, eso ya no es ni embarazo ni parto, es crianza.
Saludos!

Airam dijo...

Yo se que esa frase no es tuya! Tu la escribistes aqui a eso me referia. Y como te decia claro que no es lo mismo en el embarazo ni el parto pero igual es TAN importante como la madre en su ROL unico y exlusivo que la naturaleza le asigno. Mi esposo participo de el embarazo y de el.parto a como su ROL de papa se lo permitio. Se tomo todas las clases de parto lactancia y todo lo demas. Fue a cada cita y participo en ellas. No sufrio los cambios hormonales (aunque realmente si los sufrio al aguantarme jejeje) y no los pario por que ese papel me toco a mi! Vaya! Lo que trato de decir es que en mi opinion no es para ofenderse al menos que no hayas tenido un marido como el mio! Pero respeto tu opinion y sentimientos espero algun dia dejes de hechar "humo" y superarlo.

Airam dijo...

Haa se me olvidaba comentar que cuando ibamos a las clases de parto, lactancia y cuidado de bebe era muy triste ver a Mamas solas sin el apoyo de su pareja y ahi si los esposos no se merecen ningun credito. La mayoria ibamos con nuestras parejas.

Publicar un comentario

¡Hola! Gracias por leer mi blog, pero lamento comunicarte que no lo sigo actualizando.
Durante casi diez años dediqué parte de mi vida a este tema de muy diferentes formas, y con la llegada de mi tercer hijo, llegó el momento de pasar página. No obstante, si lo deseas puedes dejar un comentario. Siempre que no sea ofensivo ni spam se publicará una vez supervisado, y si puedo contestarlo, lo contestaré.
Recuerda que éste es un blog informativo, no un blog médico. Si realizas una consulta, has de tener en cuenta que recibirás opiniones, no diagnósticos.
¡Que tengas un buen día!